Colapso sanitario: los trabajadores de la salud responden

Escribe Maxi S. Cortés

Tiempo de lectura: 3 minutos

Amanecemos con un nuevo récord de contagio todos los días, habiendo superado los 7.500 y el centenar de muertos por día. Esto es la consecuencia de la apertura autorizada por Fernández-Kicillof-Larreta, bajo las presiones patronales de las grandes industrias y comercios. Es en los lugares donde se registra el mayor nivel de contagios, luego de los hospitales, claro.

Según textuales palabras del presidente de la Swiss Medical, se han flexibilizando los protocolos de internación, por lo que muchos pacientes que deberían ocupar camas de terapia intensiva ahora están ocupando camas de terapia intermedia, con los riesgos y costos en salud, secuelas respiratorias, neuronales y muertes. El 53% de camas disponibles de las que se jacta el ministro porteño Quirós, es falso. Su propósito es sostener la apertura total de Rodríguez Larreta, que inicia, con el aval del Gobierno nacional, una política de “inmunidad de rebaño”. No hubo robustecimiento del sistema sanitario. La única política adoptada fue la cuarentena y, como bien dijo el presidente, esta no existe más. Argentina ha ingresado al ´top ten´ del índice de muertes y ha pasado de ser un “ejemplo de país” en defensa de la cuarentena a ingresar al pelotón de los países gobernados por los anti cuarentena.

El gobierno dispone la reapertura de las empresas como si ya no hubiera emergencia sanitaria, mientras los decretos nacionales no permiten licencias a los trabajadores de la salud hasta marzo de 2021. Como se ve, para el gobierno y las patronales, los trabajadores en general, y los de la salud en particular, debemos “aprender a convivir con el virus y soportar las consecuencias”, como dice el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, desde una provincia colapsada.

Colapso y respuesta de los trabajadores

El Hospital Evita de Lanús cierra sus puertas por catorce días por falta de personal. Los más de 100 trabajadores infectados han dejado sin capacidad operativa al hospital. Esta situación se repite en distintos grados en los distintos servicios de los hospitales en todo el AMBA. Cerca de 17.000 trabajadores de la salud se han contagiado en todo el país, razón por la cual se están dando altas a los trabajadores de salud sin testeo PCR, con anticipación a los 14 de cuarentena preestablecidos. Esto es amparado por el decreto del poder ejecutivo del pasado 12 de agosto, que no solo le da marco legal a esto si no que cubre a las ART de la responsabilidad por dar altas en estas condiciones. A pesar de que los informes de nivel de ocupación de camas de terapia intensiva del AMBA no se mueve de un porcentaje aproximado al 63%, según informan los medios, lo que no deja de crecer es la cantidad muertos, de los cuales, más de 50 son trabajadores de salud y más de 30 personal de enfermería, sin contar el personal de limpieza y mantenimiento tercerizado. Sobre el personal fallecido en el sistema privado no hay registro.

En la zona norte, los trabajadores del sanatorio privado Plaza han decidido ocuparlo contra el cierre, en defensa de sus fuentes de trabajo. La tenaz lucha obrera que se ha abierto pone en discusión -luego del recule de Ginés García- la necesidad de una centralización del sistema sanitario público y privado en único comando. Los trabajadores del hospital el Cruce Néstor Kirchner de Lomas de Zamora han despertado entusiasmo y combatividad entre los trabajadores de la región, con un corte de ruta reclamando aumento salarial. Es tiempo de abrir las paritarias públicas, pero todos los gremios miran para otro lado.

En la Ciudad, el movimiento de residentes y concurrentes y los profesionales no médicos han sido, hasta ahora, los sectores más activos. En unidad con Cicop y Fesprosa, vienen desarrollando jornadas de lucha regulares. Ahora, se observa una incipiente participación de personal de enfermería en las asambleas, empujado ante la parálisis de las burocracias. En el caso de Sutecba, su única aparición pública ha sido para atacar a palos a los trabajadores de Desarrollo Social que reclamaban medidas de bioseguridad y aumento salarial.

El movimiento de salud avanza en conclusiones, organización y prepara condiciones en sintonía con toda la clase obrera.

.

Suscribite a Política Obrera