SUTNA: momento clave en las paritarias del neumático

Escribe Martín Sánchez

Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde que venció el acuerdo paritario 2019 en el mes de julio, el SUTNA inició una campaña por la apertura de la nueva negociación salarial insistiendo en la necesidad de defender el poder adquisitivo. Desde hace cuatro años, los trabajadores del neumático lograron ganarle casi once puntos a la inflación, mientras la burocracia sindical, en el mismo período, protagonizó un derrumbe del salario real de casi 20 puntos (Clarín, 18/2) y, actualmente, mantiene la mayoría de las paritarias congeladas o cierra por números irrisorios. De la misma manera, en lo que refiere a los acuerdos por suspensiones durante la pandemia, el SUTNA logró, después de una intensa lucha, mantener los pagos al 100%.

Batalla en dos frentes

La negociación paritaria, que comenzó en julio, se desenvuelve en un complejo contexto. Este año, a las tradicionales maniobras dilatorias de las patronales y el ministerio de trabajo se suman las dificultades derivadas de la pandemia, la cual es una fuente constante de conflictos que muchas veces absorben casi por completo la actividad gremial y la atención de las bases.

Las condiciones de distanciamiento social y las medidas de prevención necesarias contra el Covid 19, imposibilitaron la convocatoria a una asamblea general de todo el gremio para discutir un planteo común hacia la paritaria de este año, como se ha hecho en años anteriores. Por dar un ejemplo, en la última asamblea participaron más de mil compañeros. Este año, de manera excepcional, se definió el reclamo de abrir la paritaria y exigir una protección del poder adquisitivo, mediante reunión del cuerpo de delegados, donde salvo por la ausencia de la lista violeta de la burocracia, se votó por unanimidad el pedido paritario. Complementariamente se hizo una juntada de firmas, que en menos de una semana logró suscitar un apoyo del 80% de los compañeros que se encontraban trabajando en las plantas.

El Ministerio de Trabajo recién accedió al pedido del sindicato de apertura de la negociación paritaria a finales de julio. Las patronales hicieron su primera oferta concreta a mediados de agosto, ofreciendo un 20% anual en cinco cuotas (6% en julio, 5% en octubre, 3% enero, 3% en marzo y 3% en abril). El sindicato rechazó terminantemente la propuesta. En primer lugar, la cifra se encuentra muy lejos de cualquier proyección inflacionaria. Segundo, la excesiva cantidad de tramos hace los incrementos imperceptibles. Tercero y fundamental, es inaceptable cerrar un acuerdo por un año sin cláusulas de revisión en el contexto de crisis y volatilidad que existe en el país. El sindicato colocó y activó estas cláusulas en las paritarias de los últimos años, permitiendo proteger el salario de los saltos inflacionarios y las mega devaluaciones del gobierno de Macri. Atravesando hoy una situación económica (y sanitaria) mucho más crítica que la vivida en épocas anteriores, fue rechazada de cuajo la posibilidad de negociar por un período anual sin perspectiva de revisión y actualización salarial.

Ante una nueva audiencia, la semana pasada las empresas reformularon su propuesta subiendo el ofrecimiento al 24% en cinco tramos (julio 7%, octubre 8%, enero 3%, febrero 3%, marzo 3%) y agregaron una cláusula de revisión en marzo de 2021. El sindicato la rechazó nuevamente, tanto por el porcentaje como por los tramos, y también por la ubicación cronológica de la cláusula de revisión, aclarando que más allá de las revisiones pactadas de antemano era necesaria una “cláusula que permita a las partes intervenir de darse una pronunciada corrida económica”, algo que en el pasado ya fue incorporado como “cláusula catástrofe”, que permite una cobertura ante una disparada inflacionaria.

Perspectiva

Durante la pandemia las patronales ya sintieron el rigor y la bronca de los laburantes en reiteradas oportunidades, y se las fue empujando a tomar cada vez mayores y mejores medidas en las normas de seguridad y prevención ante el Covid, en las que obviamente es necesario seguir avanzando todos los días. Con estos regateos las patronales están echando nafta al fuego y de no atenerse en el corto plazo a un acuerdo que satisfaga el justo reclamo del sindicato, experimentarán nuevamente la poderosa fuerza de la organización obrera que tiene lugar en el neumático.

Suscribite a Política Obrera