El bono para docentes de Perotti y Alesso

Escribe Irina y Lucas – Tribuna Docente Tendencia - Santa Fe

Tiempo de lectura: 2 minutos

El 27 de agosto se dio a conocer -luego de severas modificaciones hechas al proyecto original en la Cámara de Senadores de la Provincia de Santa Fe- la sanción por unanimidad de una ley que habilita al Ejecutivo a otorgar un bono excepcional a docentes y asistentes escolares reemplazantes.

Este bono fue rápidamente celebrado por la Comisión Directiva Provincial de AMSAFE, que augura que el mismo traerá “alivio a la compleja situación económica que están atravesando lxs reemplazantes que no percibieron ayuda alguna”. La celebración de esta nueva estafa sólo desnuda el rol cómplice de una muy desprestigiada conducción gremial burocrática, adicta a los gobiernos de turno. La convalidación de este bono miseria es la forma que encuentra la Celeste para confesar, no sólo que nunca ha peleado por aumento salarial, sino de adueñarse de los reclamos que los docentes hemos salido a expresar a las calles, y hacer demagogia con un “triunfo” muy alejado de nuestras demandas e incluso de materializarse.

La ley en cuestión, redactada tal y como había obtenido media sanción por parte de los legisladores de la cámara baja, contemplaba el pago de una suma de $10000 para docentes y asistentes escolares reemplazantes de gestión pública y privada, escalafonados para realizar reemplazos en 2020, que hubieran realizado al menos un día de suplencia entre julio del año pasado y marzo del presente (no alcanzando, de todas formas, a reemplazantes de larga duración, ni contemplando la necesidad de obra social). Sin embargo, luego de las modificaciones introducidas por Senadores, el bono no sólo ya no tiene cifra, no tiene tampoco fecha en el calendario de pagos, ni modo de cobro definido. Todo lo anterior, enuncia el Art. 3 de la ley, “deberá ser acordado en el marco de la negociación paritaria”. Del mismo modo, se desconoce aún la lista de quienes serían beneficiados por el mismo, lista que, según el Art. 4, debe confeccionar el Ministerio de Educación de Santa Fe.

La mencionada ley fue asimismo celebrada por Claudia Balagué, quien habiendo sido nuestra Ministra de Educación durante ocho años y teniendo hoy una banca en la Cámara Baja, no impulsó desde su lugar proyecto de ley alguno al respecto. La misma, al ser consultada por la posibilidad de que el Gobernador la vetara, expresó “esperamos que no lo haga”.

Aceptar un bono, y celebrarlo, en estas condiciones y con estas características, implica un nuevo intento de frenar la lucha docente que se está desarrollando en todos los departamentos de la provincia; en cada uno de los cuales podemos observar cómo crece simultáneamente el rechazo al gobierno provincial y a la conducción celeste.

Hoy, más que nunca, docentes titulares y reemplazantes debemos continuar organizados juntos, y pelear no por un bono miseria, sino por aumento salarial del 40% para activos y jubilados, salario de emergencia para reemplazantes retroactivo a todos los meses de cuarentena e indexado por inflación, derecho a la obra social, a un salario que cubra la canasta familiar, al pago a mes vencido y no dos meses después de realizados los reemplazos.

Ante los nuevos aprietes para retornar a las aulas, los docentes proponemos protocolos de Seguridad, Salud e Higiene donde los trabajadores tengamos poder de decisión y veto. Por un plan de lucha para derrotar los planes de ajuste de Cantero y Perotti.

Suscribite a Política Obrera