Telefónicos: adelanto insuficiente y paritaria empantanada

Escribe Naranja Telecomunicaciones (Mayoría)

Nuestro planteo

Tiempo de lectura: 1 minuto

Mediante dos comunicados fechados el pasado 4 de septiembre, la Mesa de Unidad Sindical convocó a un paro de 24 horas en Claro y Telecom, e informaba haber logrado un pago con Telefónica que, por chauchas y palitos, la exceptúa de la medida de fuerza. El ´pago´ consiste en una suma por única vez de $6.500 brutos, a pagarse el día 11, a cuenta por los meses de julio, agosto y septiembre y cuyos descuentos se realizarán en diciembre.

A dos meses de vencida la paritaria, un acuerdo parcial y decididamente insuficiente muestra el empantanamiento de la paritaria. Si Telecom y Claro repitieran el adelanto de Telefónica, el problema salarial sería igual de acuciante y alargaría la penuria. Telefónica, ´la dialoguista´, redujo los salarios entre un 10 y 25% por la eliminación de horas extras, y ofrece categorías de 9 horas para destruir el Convenio. En las comerciales, aumentó los objetivos de venta al 100%. ¿Adónde mira la dirección de Foetra?

Deberíamos golpear unidos, en toda la actividad, para recomponer el salario. Pero la directiva del sindicato fragmenta el conflicto y se orienta por las decisiones y negociaciones del Gobierno y las empresas, no de la base del gremio que quiere recuperar el salario. Una conciliación obligatoria frente al paro del jueves sería funcional al desgaste.

Mientras tanto, en el país las patronales levantan la cuarentena dirigiéndonos a la catástrofe sanitaria; ahora quieren imponernos la cuarentena económica y la pobreza. Con tarifas por encima de la inflación durante los últimos años, el congelamiento actual no puede ser excusa para reventar el salario. Hasta cuándo permitirlo depende de nosotros.

La directiva no dice “por cuánto vamos” porque busca margen para adaptarse a las empresas, o sea, a la baja. La negativa a convocar el Plenario de Delegados refleja que esto no puede ser validado sin crisis en la propia Azul y Blanca. El Plenario será impuesto mediante asambleas que, en todos los edificios, voten un pliego salarial que garantice un ingreso mínimo equivalente a la canasta familiar de $70.616, y su actualización mensual por la inflación que refleja el Índice de Precios al Consumidor IPC.

Este es el rumbo.

Suscribite a Política Obrera