Hospital Tornú: violencia laboral y de género

Escribe Agrupación de Residentes y Concurrentes en Tribuna de Salud Tendencia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace meses la pandemia puso a las unidades de terapia intensiva, las UTIs, en el foco de la preocupación de la sociedad. Hoy, la UTI del Hospital Tornú es noticia por otro motivo. Sus profesionales, residentes intensivistas que trabajan de sol a sol para asistir a quienes se debaten entre la vida y la muerte, denuncian que fueron objeto de violencia física y verbal por parte de médicos del servicio.

A través de un comunicado público firmado por la totalidad de las residencias y concurrencias del hospital, manifestaron que “una compañera fue empujada en dos ocasiones por un médico de planta, quien acompañó estas agresiones físicas con toda clase de improperios y ataques psicológicos igualmente inaceptables”. Todo esto “bajo la mirada de las autoridades de la UTI”, estrechamente vinculadas a la burocracia que dirige la Asociación de Médicos Municipales.

Según relatan en el mismo comunicado, a las agresiones físicas siguieron las extorsiones y amenazas para que los hechos no salieran a la luz. Como elemento de presión se utilizó el intento de desconocer la elección de la Jefatura de la residencia (un cargo que se elige por el voto de los residentes). Es decir, una nueva violencia laboral sobre la violencia de género, como forma última de lograr el disciplinamiento de compañeras y compañeros.

El comunicado público de los residentes y concurrentes del Hospital Tornú es importante porque logró visibilizar y resquebrajar toda esta cadena de violencias. Dio una respuesta colectiva a la podredumbre que las autoridades quisieran ocultar como un “conflicto inter-personal”, y meter rápidamente debajo de la alfombra. Puso palabras allí donde reina el silencio de las complicidades institucional y gremiales.

Se escucha mucho que “estas cosas pasan” en el sistema de salud. Incluso se naturaliza que la mejor respuesta posible es lograr la reubicación de las personas agredidas, ya que se descuenta que es imposible remover a los “pesos pesados” de la violencia laboral y de género. Pero los residentes y concurrentes, que en diciembre pasado se levantaron contra la precarización laboral, hoy se están sublevando contra toda esta violencia instituida que funciona a su servicio.

Desde la Agrupación de Residentes y Concurrentes en Tribuna de Salud (Tendencia) manifestamos todo nuestro apoyo a las y los compañeros del Tornú. Sabemos que somos el eslabón más débil de un sistema de salud público desvencijado por las autoridades y gobiernos de turno, con la complicidad de las burocracias sindicales. Sabemos, también, que las cadenas se rompen por el eslabón más débil.

Suscribite a Política Obrera