En UTE: por asambleas y plenarios contra la vuelta a clases presenciales

Escribe Darío Molinari

Tiempo de lectura: 2 minutos

Si bien la conducción de UTE ha declarado su rechazo a los protocolos de vuelta a clases presentados por el gobierno de CABA, no convocó, en todo este tiempo, a una instancia de deliberación de la docencia, como plenarios generales. Se desarrollaron algunas reuniones sigilosas entre delegados, o sea, sólo de aquellos que comulgan con la dirección sindical o son cercanos a ésta. Su intervención consistió en todo este período, en sacar comunicados y en encorsetar el debate dentro de una “multisectorial” que solo nuclea a expresiones que apoyan al gobierno nacional. Las declaraciones de la conducción de UTE ocultan la responsabilidad del ministro Trotta en las negociaciones de regreso a las aulas.

Con relación al último protocolo de apertura, Trotta ha manifestado que “todavía” no llegaron a un acuerdo, pero que trabajan en una mesa conjunta para construir "un esquema de indicadores epidemiológicos objetivos". El ministro de Salud de CABA, Quirós, en el programa televisivo “Brotes verdes”, le adjudicó la autoría de la idea de abrir los patios escolares a Trotta, al mismo tiempo que manifestó confianza en concretar un acuerdo. Es decir, el mismo ministro nacional fue el que le indicó al gobierno porteño qué “correcciones” hacer. El optimismo de los funcionarios porteños ha motivado la presentación de diversos protocolos de apertura escolares en los municipios bonaerenses gobernadas por JxC. La semana pasada, recordemos, en algunos de esos distritos se abrieron bares y comercios.

La presión por el retorno a las clases presenciales responde a una necesidad económica del capital, pero esta “vuelta a las aulas” se da en un contexto de crecimiento de contagios y de un sistema de salud al límite. Contra esa orientación, fue contundente el rechazo del conjunto de la docencia porteña a los protocolos presentados con anterioridad.

El nuevo protocolo con modificaciones fue presentado el jueves 24. “Nación tendrá cinco días para definir si acepta o no el nuevo esquema” (La Nación, 23/9). Es urgente la convocatoria a un plenario de base, con delegados y referentes de escuela para discutir un plan de lucha. La huelga, a nuestro entender, es el recurso que tenemos los y las docentes de CABA, para impedir el intento de apertura. No podemos esperar a que se consume el hecho para ´salir a rechazar´. Al mismo tiempo un triunfo de la docencia de la Ciudad marcará un norte para otras jurisdicciones.

Llamamos al conjunto de los afiliados a UTE, incluso a aquellos que se sienten representados por la conducción del sindicato, a que impulsemos conjuntamente, instancias de asambleas y plenarios distritales sobre la base del siguiente acuerdo: el rechazo a la vuelta a clases en estas condiciones epidemiológicas (sin vacuna y en pleno pico de contagio), sin que esto implique una renuncia al debate de nuestras diferencias. El objetivo de esa instancia debe ser potenciar las iniciativas de cada escuela, discutir una campaña en común contra la vuelta a clases en estas condiciones epidemiológicas y las medidas de fuerza para frenar este nuevo protocolo.

Suscribite a Política Obrera