Huelga de los correos: fue solo el comienzo

Escribe Paulo Sergio Ribeiro de Pinho - Miembro de "Boletin Clasista" del Brasil

Contra la represión y la traición de las burocracias sindicales.

Tiempo de lectura: 10 minutos

La mayor huelga postal, de 35, días mostró una enorme disposición de lucha de los trabajadores. Contó con la solidaridad de otros trabajadores, como el Sindicato de Docentes del Distrito Federal o la Universidad Federal Fluminense, reunidos en Asamblea General.

El SINTECT-Minas Gerais fue, desde el inicio del paro, el 17 de agosto, el sector más combativo de la lucha del sindicato. El 21 de agosto se realizó un Plenario Nacional virtual con la participación de más de 40 entidades del sindicato y otros sindicatos nacionales; realizó importantes actos durante la huelga en Belo Horizonte y una marcha de huelguistas por la región central de la ciudad; organizó una delegación de trabajadores, en huelga, para ir a São Paulo a fortalecer el acto paulista contra la eliminación de derechos, reforzando que la lucha por la defensa de nuestros derechos está más allá de las fronteras estatales.

A la huelga asistió el 70% del sindicato. Durante la madrugada del 2 de septiembre, los trabajadores postales ocuparon la Terminal de Carga del Aeropuerto Internacional de Brasilia, paralizando las operaciones aéreas de los Correos en el Distrito Federal. En Indaiatuba, los ecetistas ocuparon el Centro de Tratamiento de Cartas y Órdenes (CTCE), el 28 de agosto, y durante dos días impidieron la entrada y salida de camiones de reparto en el lugar. Frente a esta tendencia de ocupación y piquetes en el lugar de trabajo, la dirección estatal de los Correos llamó a la justicia Laboral. La jueza del Tribunal Superior del Trabajo, Kátia Magalhães Arruda, determinó la prohibición de impedir el libre tránsito de mercancías, personas y carga postal en todas las dependencias de los Correos, sanción por incumplimiento y multa diaria de 100 mil reales.

El 21 de septiembre, día de la sentencia por la huelga por parte del TST, más de tres mil trabajadores, provenientes de diferentes estados, con la notoria ausencia del SINTECT-San Pablo, estuvieron presentes en un gran acto en Brasilia, realizado en la Esplanada de los Ministerios, frente al Ministerio de Comunicaciones. Los trabajadores denunciaron el intento de la Policía Federal de Carreteras de intentar impedir que algunas delegaciones lleguen a Brasilia. Luego del acto, se concentraron frente al Tribunal Superior de Trabajo (TST) para juzgar el convenio colectivo del gremio.

El juicio fue transmitido en directo a través de Internet, mientras los trabajadores se concentraban en la calle acompañando y manifestándose tras 35 días de huelga. Temiendo una reacción por parte de los trabajadores y, posiblemente, sabiendo ya lo que se decidiría en el tribunal, la dirección de la empresa ordenó la evacuación del edificio de la sede de Correos, además de enviar a casa a los trabajadores que se encontraban en régimen de trabajo presencial , evitando una posible ocupación de la empresa, tendencia todavía inicial.

La decisión del TST fue en contra de los trabajadores y eliminó todas las cláusulas económicas del Contrato Colectivo, con reducción de licencia por maternidad, valor de las horas extras, 30% adicional sobre salario base, 70% de las vacaciones, etc. El juicio fue encabezado por el juez Ives Gandra, propuesto para ser ministro de Bolsonaro: “Incluso con la opinión de la relatora del caso, la ministra Kátia Arruda, quien señaló que se deben mantener los beneficios, la mayoría de los miembros de la justicia encargados de juzgar acompañaron con su votó a Ives Gandra. Este casualmente es miembro de la misma iglesia que el presidente de los Correos y, según la agenda oficial, se reunió con el presidente Bolsonaro el 14 de septiembre [poco después de un compromiso del presidente de los Correos con el presidente de la República]. El resultado de la votación fue de 4 × 3 para la tesis de Ives Gandra, que ahora será el encargado de redactar el nuevo convenio colectivo de la categoría”.

La decisión del TST fue un duro ataque contra el gremio ecetista, rompiendo cláusulas económicas, determinando una multa diaria de R $ 100.000 si la huelga continuase, y decidió descontar los días de huelga, la mitad deducidos directamente del salario y la otra mitad compensados con trabajo extra. Menos de dos horas después del final de la sesión de TST, el 21 de septiembre, los sindicatos de SP y RJ, vinculados a Findect, una pseudo federación, construida por voceros de la empresa (ECT), que hicieron un paro dominguero, intentando en todo momento de poner fin al movimiento, realizaron una asamblea virtual ya programada días antes exactamente para coincidir con el final inmediato del juicio.

La asamblea virtual SINTECT - SP, convocada con anticipación para realizarse a las 6:30 pm, el mismo día e inmediatamente después de la divulgación de la sentencia del acuerdo, y cuando los trabajadores ni siquiera había regresado del acto en Brasilia, ya se habían posicionado por el fin de la huelga. Según informó el sindicato, hubo 1409 votantes, de los cuales 699 votaron a favor de la aprobación de la determinación del TST de regresar al trabajo, 671 votaron en contra y 38 se abstuvieron. Por 28 votos de diferencia, en una asamblea realizada de forma apresurada y de manera no presencial, SINTECT - San Pablo puso fin de manera fulminante a una huelga de 35 días.

El mismo método fue utilizado por el SINTECT - Rio de Janeiro, que el 18 de septiembre, con tres días de anticipación, convocó a la asamblea para decidir la continuidad (el fin) de la huelga para el mismo día a las 19:00 horas. Al día siguiente, el sindicato informó: “en una votación en la asamblea, la mayoría aprueba la vuelta al trabajo” sin, sin embargo, tomarse la molestia de informar cuántos votos obtuvo cada propuesta. Los sindicatos de RJ y SP están afiliados a la Central de Trabajadores y Trabajadoras del Brasil (CTB), vinculada a la PC do B y creada en 2007, como resultado de la reforma sindical, en la que las centrales comenzaron a ser reconocidas y a tener acceso a recursos de cuotas de impuestos sindicales anteriormente vetados.

El fin de la huelga, en estos sindicatos, se colocó sobre las espaldas de los trabajadores: “La mayoría de los trabajadores del gremio que participaron en la votación, entendieron que el gobierno de Bolsonaro y la dirección de la empresa lograron imponerse en ese momento en que el gobierno se articula con el Congreso y una parte considerable de la justicia para quitar derechos y salarios de los trabajadores para beneficiar a los bancos y grandes empresas”. Los textos de ambos sindicatos son idénticos, lo que muestra un caso curioso de burocracia sindical extra sindical.

Para que el gobierno de Bolsonaro y la dirección de la empresa se impusieran, fue fundamental la valiosa colaboración de la burocracia sindical vinculada al PC do B, enterrando la huelga en las dos principales ciudades del país. Y eso es lo que hicieron. Pero no sin antes expresar su apoyo en el Congreso con palabras vacías, como lo hicieron Jandira Feghali (PCdoB-RJ) y Orlando Silva (PcdoB-SP).

En su balance de la huelga, SINTECT-Minas Gerais afirma: “El día de la sentencia del acuerdo, el 21 de septiembre, cuando se organizó un gran acto nacional en Brasilia, los sindicatos de Río de Janeiro y São Paulo se negaron a enviar caravanas a el acto. Por el contrario, anunciaron que realizarían sus asambleas virtuales, el mismo día del juicio de huelga, lo que facilitó el fraude en la votación e impidió la amplia participación de los trabajadores, facilitando la aprobación de la vuelta al trabajo sin hacer ninguna discusión nacional de resistencia, dividiendo y debilitando la lucha del gremio”. La burocracia sindical PC do B no fue la única que jugó el papel de defensora de los intereses de clase de la burguesía dentro del movimiento obrero, la CUT también brilló por su ausencia en la organización y promoción del movimiento huelguista. Quizás porque no dirige ningún gran sindicato, la burocracia cutista / petista no aparezca en la función principal, ocupada por el PC do B en esta huelga, de las burocracias sindicales actuando contra los intereses de la clase obrera en sus procesos de lucha y romper los enfrentamientos de la clase obrera contra la burguesía y el Estado.

El presidente de CUT-MT, Henrique Lopes (PT), quien ocupará la banca en la Asamblea en sustitución del diputado Valdir Barranco (PT), compartió un video durante la huelga donde dice que los trabajadores postales “Tem mais é que se lascar" Sergio Nobre, presidente de la CUT nacional prometió “una dura conversación con la Corte” No tenemos conocimiento de ningún panfleto de la CUT Nacional o de las estaduales, distribuido en las calles o lugares de grandes concentraciones, llamando a la población a brindar apoyo y solidaridad a la huelga. Transformar el 21 de septiembre en una Jornada de Lucha por las Categorías Contra la Privatización y realización de manifestaciones, también en las calles, de apoyo y extensión de la lucha a otros gremios es lo que se esperaría de una central sindical que alguna vez se afirmó en la lucha contra peleguismo, pero que hoy ya sigue los mismos pasos de éste.

El ataque de huelga también vino en forma de defensa de la privatización, por parte de defensores de los intereses del gran capital, como el diario O Globo, que en un editorial del 22 de agosto estampa: “La huelga continua en los Correos refuerza la necesidad de privatización. Brasil necesita una empresa que entregue en todo el país. Es irrelevante quiénes son los accionistas: el activismo sindical apuesta por la táctica de la huelga permanente como sustituto de las negociaciones laborales”.

La CUT-Rio Grande do Sul, el 5 de septiembre, luego de 18 días de huelga, lanzó un panfleto contra el tarifazo de la “reforma tributaria” del gobernador Eduardo Leite (PSDB) que aumentaría el costo de los alimentos para los trabajadores. El panfleto incluía “Fora Bolsonaro” y concluía: “En las elecciones municipales no voten por sus (del gobernador) candidatos alcalde y concejales”. En ningún momento mencionó la huelga de los ecetista, única posibilidad de imponer una derrota a los planes de ataque a los trabajadores llevados a cabo por el gobierno.

En su balance de la huelga, el MRT, la corriente “externa” del PSOL, vinculada al PTS argentino, afirmó: “Debemos aprender ahora las lecciones correctas para prepararnos para los enfrentamientos que vendrán, como la privatización del Correo anunciada por el ministro golpista y las reformas, como la reforma administrativa, y esto pasa por comprender el esfuerzo consciente de estas burocracias, lideradas por partidos de conciliación de clases, para derrotar la lucha obrera y la necesidad de luchar para superarlas construyendo una alternativa de independencia de clase. Ese es el desafío que nosotros del MRT, que impulsamos candidaturas en São Paulo, Contagem y Porto Alegre con el objetivo principal de fortalecer la lucha de la clase obrera para enfrentar todo este régimen político, nos damos”. O sea, para llevar a la victoria al movimiento obrero en lucha, es necesario votar por concejales "independientes". Electoralismo puro y rastrero.

El amplio trabajo de desmovilización y ataque a la huelga, que tuvo como objetivo quebrar la resistencia de los trabajadores, unificó a todos los sectores burgueses y poderes del Estado, Ejecutivo, Judicial, Prensa y los enemigos internos en el movimiento obrero incrustado en los sindicatos de la categoría. Ante la decisión del TST de determinar el cese de la huelga, incluso mediante multa y descuento por días libres, la FENTECT emitió una primera nota el 21 de septiembre, posicionándose por la continuidad de la huelga: “Aconsejamos a todos los sindicatos hacer sus asambleas de mañana y deciden continuar la huelga. Es importante que los trabajadores y trabajadoras que han viajado en caravanas a Brasilia estén presentes en las asambleas en sus estados para decidir juntos sobre la continuidad del movimiento huelguístico”.

Y advirtió también sobre la conducta divisionista de los sindicatos de CTB en SP y RJ: “Los sindicatos de las bases de Río de Janeiro y São Paulo, que ya programaron sus asambleas para hoy, necesitan reafirmar la continuidad de la huelga frente a los ataques. En este momento, las bases no pueden retroceder frente al ataque del Gobierno Federal, que seguramente privatizará la Compañía y despedirá a miles de padres y madres si perdemos esta batalla. Cualquier retirada aislada de cualquier dirección sindical en este momento significaría entregar al gremio a los patrones, lo que no podemos permitir que suceda. La dirección nacional de la FENTECT llama a todos los trabajadores a continuar la huelga”.

El mismo día, el Sintect de SP y RJ se posicionaron por el fin de la huelga en asambleas virtuales, con fraude en las votaciones e impidiendo la amplia participación de los trabajadores. Y en el caso de Sintect RJ, ni el resultado de la votación se hizo público. La huelga fue interrumpida por dos de los sindicatos más grandes del país. Al día siguiente, 22 de septiembre, el Fentect lanzó una segunda nota orientando al fin de la huelga: “Creemos que la unidad nacional del gremio, construida en esta campaña salarial, fue menor de lo que esperábamos, pero fue uno de los puntos fuertes de nuestra lucha, la que, nosotros los de la FENTECT, lo mantuvimos hasta el final, lo que lamentablemente la otra federación no hizo. Ante el escenario, donde algunos sindicatos ya votaron en sus asambleas ayer para volver al trabajo hoy, como los de Río de Janeiro y São Paulo, la dirección de FENTECT adelanta a las asambleas de hoy la orientación de vuelta al trabajo. , a partir de las 10 de la noche de hoy 22 de septiembre, tras nuestro heroico paro”.

En Minas Gerais el sindicato celebró la tarde del martes 22 de septiembre su asamblea frente al edificio de la Oficina Central de Correos, en Belo Horizonte, y resolvió por unanimidad volver al trabajo a partir de las 22.00 horas del mismo día, reafirmando el compromiso de mantener la lucha diaria contra la privatización de la Compañía y contra los ataques del gobierno de Bolsonaro. En la asamblea, los ecetistas denunciaron la política de ataques del gobierno federal y la dirección de la empresa contra los trabajadores y repudiaron la decisión del Tribunal Superior del Trabajo (TST), que de un plumazo eliminó del gremio decenas de derechos históricos, todos los cuales decían respecto a cláusulas económicas como el pago anual, asistencia especial para niños con discapacidad, 70% de vacaciones, un 30% adicional por debajo del salario base, además de la reducción de la baja por maternidad, el valor de las horas extraordinarias, etc.

Los trabajadores entendieron que la decisión de la Corte estaba totalmente subordinada a los intereses del gobierno, que quiere vaciar lo máximo posible a la Empresa para facilitar la privatización y, por tanto, ataca sin piedad a los trabajadores. También se denunció la política cobarde y traidora de la burocracia sindical que dirige los sindicatos vinculados a FINDECT, especialmente los directivos de los sindicatos de São Paulo y Río de Janeiro.

La extensión de la huelga, con la participación de 70.000 trabajadores en huelga en el país, con una duración de 35 días, siendo la mayor huelga jamás realizada por el gremio, y también las condiciones para su realización, en un marco crítico y con muchas dificultades provocada por la pandemia, explotada cobardemente por los sirvientes del capital, destacó la necesidad de una política de clases en el movimiento sindical que tenga como objetivo organizar a su vanguardia sobre bases políticas de independencia de clase. La discusión propuesta debe incorporarse a las experiencias de esta batalla del movimiento obrero contra un gobierno de ataque generalizado a los trabajadores, en un momento de profunda crisis del capitalismo en todos sus aspectos, sanitarios, económicos, sociales y políticos. Por la organización política independiente de la clase trabajadora, por un gobierno de los trabajadores sin representantes del capital.

Suscribite a Política Obrera