Paritaria docente bonaerense: rechazo unánime a la ´oferta´ del gobierno

Escribe Mariano Hermida

Kicillof ofreció el 4,6%.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La propuesta salarial que el gobierno ofreció en el día de ayer a los gremios docentes ni siquiera puede ser tomada en serio. El “aumento” consiste en un 4,6% a cobrar en noviembre, retroactivo a septiembre. En julio, los docentes terminaron de cobrar las dos cuotas del 16,6% que se había firmado – solo por la dirección provincial de SUTEBA. Sumando la reciente oferta, totalizaría un 21%. Con una inflación anual que se proyecta alrededor del 40%, el gobierno pretende que los maestros pierdan como en la guerra. Casi en simultáneo se desarrollaba otra “negociación”, en la que el ministro de Economía, Martín Guzmán, le concedía una reducción de tres puntos en las retenciones al campo.

La totalidad de los gremios del FUDB (AMET - FEB - SADOP - SUTEBA – UDOCBA) concurrieron a la reunión sin el mandato de sus afiliados. La oferta tuvo que ser rechazada porque no hubiera pasado el filtro de ninguna asamblea o “consulta” con sus bases. El salario básico de una maestra de grado en la provincia de Buenos Aires es de $13.772, alcanzando los $31.058,78 en mano. Un preceptor recibe por un cargo la cifra de $28.196,25 de bolsillo. La docencia en este tiempo tuvo que poner de su propio sueldo para garantizar la “Educación Virtual”, en materia de equipos y conectividad.

Según señalan en su comunicado, el FUDB realizó “una contrapropuesta que pretende llevar certidumbre en esta segunda mitad del año. La misma propone que el aumento abarque el segundo semestre y que supere el ritmo inflacionario”. En concreto ¿cuánto pidieron?, no se lo informan a los docentes. Bajo el eufemismo de un aumento que “supere el ritmo inflacionario”, las direcciones de los sindicatos habilitan el otorgamiento de sumas fijas (en negro) y archivan cualquier reclamo por un aumento sobre el salario básico, que debería ser como mínimo del 40%. En definitiva, fue lo que Kicillof le dio a los “golpistas” uniformados, en menos de 48 horas.

Según se informó, la reunión pasó a un cuarto intermedio, pero el gobierno evitó ponerle una fecha concreta, por lo que la paritaria ha entrado en un impasse. Pero los gremios del FUDB, empezando por SUTEBA, el mayoritario, no ha convocado a ninguna asamblea ni reunión para organizar a la docencia. Quieren negociar con las “manos libres”.

Las seccionales multicolores de SUTEBA (La Matanza, Ensenada, Escobar, Tigre, Bahía Blanca, Marcos Paz y General Madariaga) han fijado el reclamo de un sueldo inicial de $44.000, un 40% de aumento en todas las categorías en camino de un salario igual a la canasta familiar, incluyendo una cláusula de actualización por inflación. También que sea eliminado el impuesto a las “ganancias” sobre los salarios y la actualización automática de las asignaciones familiares. Han reclamado a las direcciones provinciales que nada se firme sin el mandato de los compañeros.

El próximo 8 de octubre, las seccionales combativas están preparando un plenario provincial. Para que se convierta en una referencia para toda la docencia que quiere defender el salario, debe estar preparado por asambleas de escuela y plenarios que mandaten a las seccionales.

Está planteada la necesidad de organizar un plan de lucha provincial por un aumento de emergencia salarial y todas las reivindicaciones pendientes.

Suscribite a Política Obrera