Mansfield: Sáenz y la patronal maniobran, los obreros siguen de pie

Escribe Gabriela Jorge

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los obreros despedidos de Mansfield cumplen 140 días de lucha. A casi 4 meses de acampe, pandemia mediante, la triada gobierno, burocracia sindical y patronal no ha podido quebrar la lucha a pesar de un enorme operativo de maniobras.

La patronal y el gobierno intentaron instalar públicamente el fin del conflicto, en nombre de un acuerdo y cobro de indemnización con ex empleados de EDVSA, lo que rápidamente quedó desmentido por parte de los propios trabajadores.

El acuerdo es ruinoso por donde se lo mire. Implicaba el pago de solo un 14% del total de la indemnización que corresponde y alcanzaba a apenas 57 trabajadores de los 250 despedidos de manera ilegal. Es decir, un 22% del total de los despedidos, aquellos que nunca estuvieron en el acampe. Pero para esta intentona también se valió del retiro del apoyo a la lucha por parte de las pocas organizaciones ligadas al gobierno que intervenían.

Por medio de la Secretaría de Trabajo, el gobierno volvió a la carga bajo el planteo que no pueden reincorporar a los mineros o siquiera garantizar su indemnización por un “error administrativo”, en tanto los despedidos no habrían presentado una planilla con el cálculo de la indemnización que cada uno reclama.

Una nueva maniobra que se suma a las ya derrotadas por parte de los trabajadores como la extensión de la conciliación obligatoria o la vía de negociación que habilitó el secretario de la CGT, ofreciéndoles un subsidio por tres meses y la inclusión en una “bolsa de trabajo”. Su único propósito es el levantamiento del acampe y el desgaste de la lucha.

La extorsión del gobierno para sostener en sigilo las negociaciones en nombre de una salida que nunca llega opera como un factor que profundiza el cuadro de presiones que, como el hambre, se hacen sentir cada vez más fuerte. Contra el aislamiento y el desgaste, es más necesario que nunca rodear de solidaridad activa a esta lucha, mientras los obreros despedidos de Mansfield decidan sostenerla.

Bajo este cuadro, es necesario retomar la batalla por la coordinación con otros sectores y organizaciones en lucha. Este ha sido el método que ha permitido fortificar las fuerzas, pero también de quebrar las maniobras promovidas por los agentes pro-patronales y gubernamentales de aislamiento, de la rosca y el “pasilleo”.

El desarrollo de las luchas, como los trabajadores de frigorífico Bermejo, de los casinos, docentes, salud, choferes de UTA y los sin techo, da muestra de un enorme cuadro de acción aguerrida de los trabajadores en Salta por el salario, contra los despidos y por el conjunto de las reivindicaciones ante los estragos de la gestión capitalista de la pandemia.

Rodeemos de solidaridad la lucha de los compañeros de Mansfield y su fondo de lucha. Retomemos la acción por una coordinadora de los trabajadores en lucha por la reincorporación de los 250 obreros compañeros despedidos de Mansfield y por el triunfo de todas las luchas de los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera