Ofensiva aperturista de Metrovías

Escribe Círculo del Subte del Partido Obrero (Tendencia)

Por asambleas y plan de lucha en defensa de la salud y el salario.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Haciendo caso omiso a los 15 mil contagios y 500 muertes diarias en el país, de los que CABA representa más del 10%, con un promedio de cerca de 65 muertes diarias en las últimas semanas, Metrovías pretende avanzar con una agresiva política de apertura, sin importar la salud de trabajadores, ni pasajeros, ni tampoco los protocolos de cuidado ante el Covid. En el subte, el saldo hasta el momento es de cientos de trabajadores afectados y siete fallecidos. Nunca se controló que el transporte se redujera a los esenciales, en un ambito cerrado que es un potencial foco de contagios.

La pandemia en el subte se potencia con graves problemas estructurales. La contaminación con asbesto (que ataca los pulmones), convierte en población de riesgo a los trabajadores afectados. Por otro lado la falta de trenes nuevos, y el mantenimiento precario de formaciones obsoletas o contaminadas, choca con la pretensión patronal de “normalizar” el servicio, que siendo reducido acaba de sufrir un descarrilamiento en la linea E. La cantidad de personal para dar un servicio seguro e higienico es escasa, jamás fueron reforzadas las dotaciones de limpieza de la empresa, contratandose en cambio servicios tercerizados.

Metrovías se apoya en las políticas gubernamentales, que en estos días ha planteado en CABA y en el país la apertura escolar. Voceros de la empresa salieron a reclamar publicamente que “así como se amplían las actividades económicas, se permita la apertura de alguna de las estaciones cerradas.” (Clarín, 22/10/2020) y contra todo criterio de distanciamiento social pretenden que, además de quienes viajan sentados, “puedan subir hasta dos pasajeros parados por metro cuadrado” La cuestion sanitaria no les importa, tampoco se trata de una necesidad imperiosa dada la baja circulacion de pasajeros, simplemente impulsan la am pliación del servicio para aumentar ganancias.

Antecedentes

La empresa -que viene rechazando la conformación de un comité mixto con Agtsyp para seguir la problemática del Covid- ya había comenzado a avanzar unilateralmente, con provocaciones y hechos consumados, cambiando (y ampliando) el diagrama de servicios, y solapando turnos (con el riesgo de contagios cruzados). Esto provocó el combativo rechazo de los trabjadores de la C, que s fue sofocado con la amenaza de desafuero de sus delegados tras un lockout patronal.

En el taller San José Metrovías avanzó con una combinación de apriete y concesión. Por un lado intimó a los trabajadores mediante cartas documento –nunca respondidas- a retomar labores, lo que implicó el levantamiento de la retención de taréas por el tema asbesto que realizaban junto al Taller Rancagua. Por el otro, retiró material con asbesto del taller, pero dejó pendiente respuestas a otros reclamos: es el caso del recambio de aire, sin tampoco comprometerse por escrito a no ingresar más formaciones contaminadas.

En la línea B la patronal intentó hacer trabajar supervisores que habían sido contactos estrechos de casos confirmados de Covid, y tuvieron que recular ante el paro sanitario realizado por los trabajadores.

Por otro lado la empresa viene avanzando en todo el subte con retiros “voluntarios”, apuntando indisimuladamente a los trabajadores licenciados, a quienes llama personalmente para realizar ofrecimientos de desvinculación. Es una politica de despidos “acordados” y reducción de personal, contra la que hasta ahora no se pronunció ningún sindicato.

La nueva escalada aperturista

Ahora, personeros de la UTA, en forma desembozadas en los sectores donde tienen predominio, han salido a anunciar ampliaciones horarias y el fin de licencias, por ejemplo, para padres que cuidan a sus hijos. Advierten que ya hay retiros voluntarios y que “hay que cuidarse”, actuando como correa de transmisión de las extorsiones patronales. A renglón siguiente, la empresa ha informado su pretensión a la AGTSyP y se preparan asambleas en multiples sectores.

El derecho a la salud e incluso a la vida de trabajadores y pasajeros choca con los intereses Metrovias (Grupo Roggio) y su nuevo socio Deutsch Bahn de Alemania, y con los intereses capitalistas representados por la politica aperturista de los gobiernos nacional y el de CABA, que le ha marcado la agenda al rpimero.

Mientras tanto, con el Covid, y la ley de emergencia económica en la ciudad, se frenaron los compromisos que habia asumido la empresa, en primer lugar, de avanzar con un plan de cambio de flotas en la linea B, una de las más afectadas por el asbesto. Asimismo, el salario viene perdiendo con la inflación, y se ha obligado a los trabajadores a financiarse sus propios aumentos con cifras fijas, mientras la patronal ha dejado de pagar cargas sosciales y aportes sobre un 40% del salario.

Hasta el momento la política de la AGTSyP ha sido rechazar toda medida de lucha en nombre de la esencialidad, la pandemia y una relacion de fuerza debilitada por la reduccion de servicio. Pero los avances y provocaciones patronales sobre el salario, los puestos de trabajo, y la salud de los trabajadores, replantean esta situacion con renovada fuerza.

Llamamos a rechazar la ofensiva aperturista de la empresa, a organizar asambleas en cada sector, y también asambleas generales por linea, como estamos impulsando en la B, para defender el salario, exigir que Metrovías y el gobierno de la ciudad, responsables de haber metido material cancerígeno en los túneles de una vez por todas extraiga , descontamine y cambie las flotas contaminadas con asbesto: que se conforme un comité mixto con la AGTSyP para seguir la cuestión del Covid, y para que se respeten los protocolos y medidas de seguridad elaborados por los trabajadores y su experiencia en cada sector.

Suscribite a Política Obrera