La lucha de los tercerizados de Murata

Escribe Mariano Gaitán

Tiempo de lectura: 4 minutos

Cerca de 350 compañeros de la empresa de seguridad Murata se organizan contra los despidos y la flexibilización laboral. La tercerizada anunció que, a partir de la semana que viene, dejará de operar en las líneas del ferrocarril Mitre y San Martín. Una parte de los trabajadores pasarían a trabajar para las empresas- también tercerizadas - Comahue y Líderes, sin garantía de continuidad para el resto.

El ánimo de los tercerizados es de movilización y lucha. Al ser recibidos por la contratista Comahue, los compañeros reafirmaron sus reclamos por el reconocimiento de la antigüedad, y que todos mantengan los puestos de trabajo sin filtros ni discriminación de ningún tipo. A diez años del asesinato de Mariano, sigue su lucha contra los negocios del Estado, la burocracia sindical y las tercerizadas. A continuación, entrevistamos al compañero "el tucu" Salas, delegado de Murata.

¿Cuándo empezaste a trabajar en Murata?

En julio del 2017. Desde que entré a trabajar en Murata, siempre estuve en Trenes Argentinos, primero en Belgrano cargas y después en la Línea San Martín dónde estoy actualmente.

¿Cómo son las condiciones de trabajo?

Son deplorables, nos ha tocado estar diez días sin luz, llamando todos los días a la empresa y a PCS (puesto control de servicio) sin recibir una respuesta al problema. Estamos en garitas viejas, rotas y sin agua potable, tenemos que rogar e implorar para que nos lleven agua.

La remuneración es pésima, el sueldo está mal liquidado todo los meses, violan sistemáticamente el CCT y el procedimiento que tienen para tomarte un reclamo es tan burocrático que todo termina en la nada. A mí me ha tocado que me suspendan sin previo aviso. Al igual que al resto de mis compañeros, fui suspendido porque no tenía la tricota puesta, porque no me andaba, me quedaba chica.

Cuando vas a la empresa a recibir la suspensión no te dejan sacar una copia del papel con esa resolución. No nos mandan telegramas, todo es de palabra, todo el tiempo nos están avasallando, amenazando y nos persiguen laboralmente ante cualquier reclamo, las condiciones son malísimas.

¿Cuáles son las principales demandas?

La principal demanda es garantizar la estabilidad laboral de todos los compañeros a través de un traspaso a planta permanente.

El reconocimiento de los bonos solidarios que se les pagó a los empleados ferroviarios de planta que a nosotros no nos pagaron. También tenemos pendiente de pago una cuota de un decreto del gobierno anterior.

En el caso de hacer un traspaso a la nueva empresa tercerizadora, que sea sin renuncia a Murata, que sea un traspaso legal y no de palabra como se está haciendo, para no perder la antiguedad ni sufrir ninguna clase de discriminación. Algunos compañeros ya la estamos sufriendo a la hora de ir a la nueva empresa.

"La excusa" o mejor dicho las discriminaciones que están haciendo Comahue y Lideres para no hacer el traspaso de algunos compañeros es, por ejemplo, por ser extranjero por algún rasgo físico –por ser obeso- o incluso por ser delegado, porque ni Comahue ni Líderes reconocen delgados.

Otro de los reclamos es que nos igualen el salario a la categoría que corresponda a un trabajador ferroviario de planta permanente. Hoy estamos por debajo de la canasta básica.

¿Cómo estás viviendo esta lucha?

En lo personal, soy nuevo en todo esto de salir a la lucha por mejores condiciones laborales, llevamos 3 movilizaciones y nos ha costado mucho organizarnos. La unidad de los compañeros es fundamental, pero la experiencia es positiva porque logramos cosas con nuestra fuerza por las ganas que le ponemos, y no tenemos intermediarios.

¿Tienen alguna respuesta por parte de alguna autoridad?

No tenemos ninguna respuesta. La única fue en el ministerio de transporte, donde nos dijeron que no tenían nada que ver con nosotros y que nuestra problemática la tenemos con Trenes Argentinos. Ante esa negativa, nos fuimos hasta casa Rosada donde algún secretario de Santiago Cafiero nos recibió el petitorio y nos dijeron que teníamos que esperar entre 4 o 5 días.

¿Cómo se organiza la lucha?

A través de asambleas vamos discutiendo los pasos a seguir, organizando diferentes movilizaciones para ir entregando los petitorios, que también son discutidos en asambleas. Vamos hablando con los compañeros que todavía no se sumaron a la lucha, para que se sumen, para que cada día seamos más

También llevamos un fondo de lucha para ayudar a los compañeros que no están cobrando la totalidad del sueldo por descuentos arbitrarios e ilegales y para ayudar a los compañeros que fueron despedidos en el último periodo por reclamar mejores condiciones de trabajo contra el covid 19. Pero repito: somos muy nuevos en esto. La organización la vamos aprendiendo y puliendo día tras día, nos falta mucho todavía pero hay muchas cosas positivas.

¿Cómo ves las perspectivas de esta lucha?

Sabemos que esto no va a ser una cuestión de días, de semanas y tal vez ni de meses pero el rumbo y los tiempos pueden cambiarlo todo. La primer conquista que tenemos obtener es que el 100% de los compañeros sigamos manteniendo la estabilidad laboral.

Otro punto es que queremos encaminar es hacia una mesa de diálogo apuntando al pase a planta permanente bajo convenio Ferroviario, eso tenemos como objetivo final.

Suscribite a Política Obrera