Gri Calviño: los trabajadores rechazan la flexibilización

Escriben Rocío Ruiz y María Eugenia Arribálzaga

Tiempo de lectura: 1 minuto

La discusión entre la patronal de la metalúrgica Gri Calviño y los trabajadores, en el marco de la conciliación obligatoria, se encuentran paralizadas. La empresa ha dejado sin efecto 30 telegramas de despido que había enviado y los trabajadores, en un gesto de avanzar con la negociación, abandonaron la toma de la planta, pero continúan haciendo una permanencia en la cochera con una olla popular.

La situación está trabada en los puntos referidos al pago de las quincenas adeudadas, respetando los aumentos acordados previamente, que la empresa pretende desconocer. Por otra parte, la patronal quiere imponer la polifuncionalidad, que implicaría la reducción de los puestos de trabajo a futuro, y desconocer la recategorización y el convenio colectivo de trabajo.

En el marco de una negociación que ya se extendió por tres días, la patronal pretende además desaforar a los delegados, en un claro intento de debilitar la lucha y dividir a los trabajadores, y colocar a la UOM al frente de las negociaciones. Los trabajadores de la planta, en cambio, defienden a su comisión interna a rajatabla.

La empresa exporta torres de energía eólica a EEUU, pero pretende pagar salarios de un dólar la hora y pisotear los convenios colectivos de trabajo.

La tenaz lucha de estos trabajadores metalúrgicos, con los métodos históricos de la clase obrera -asamblea, paro, toma y movilización- le ha puesto un límite a la voracidad patronal.

Por el triunfo de los trabajadores de Gri Calviño, porque este será el de toda la clase obrera.

Suscribite a Política Obrera