Por un plan de lucha nacional contra el ajuste en Discapacidad

Escribe Cecilia Capitán

Tiempo de lectura: 2 minutos

El martes pasado se produjo una movilización nacional del Colectivo de Discapacidad que agrupó prestadores, personas con discapacidad y familiares de forma presencial en varios puntos del país como Rosario, Santa Fe, Salta, Jujuy, Entre Ríos, Corrientes y Capital Federal, y que en tantos otros lugares fue virtual, a través de distintos hashtags en redes sociales.

En CABA la movilización comenzó frente a la Casa Rosada, con una radio abierta, y desde allí marchamos a la Superintendencia de Servicios de Salud, donde hubo una reunión con directivos y se presentó una carta con varios de los reclamos. En esta reunión nos aceptaron la carta y nos respondieron que “antes de fin de año nos darían una respuesta”.

No podemos esperar más

La situación de los prestadores es precarizada de forma histórica. Nos referimos a los acompañantes terapéuticos, equinoterapeutas, hidroterapeutas, arteterapistas, entre otros, que no estamos cubiertos bajo ningún convenio, por lo que los salarios no están regulados. Si todos los trabajadores sufren año a año paritarias por debajo de la inflación, esto se agrava en nuestro caso. No sólo eso, sino que cobramos, en el mejor de los casos, con tres meses de atraso. ¡Inclusive hay compañeros que no cobran desde diciembre del 2019! Al ser monotributistas, tampoco contamos con derechos laborales como aguinaldo, vacaciones, días de estudio, licencias por enfermedad.

Esta situación, inaceptable de por sí, se ve agravada por el contexto actual. La pandemia puso al desnudo, como nunca antes, la incompatibilidad del régimen social capitalista con la salud y la vida de los trabajadores.

Algunos trabajadores de la salud, como los acompañantes terapéuticos, que somos considerados personal esencial, debemos trabajar durante la pandemia de forma presencial sin contar con ART. Los centros para los que trabajamos no nos cubren las horas que no trabajemos en caso de contagio. Ni siquiera nos proveen de los insumos necesarios de bioseguridad. En otros casos, los prestadores no cuentan con habilitación para trabajar desde marzo, por lo que no percibieron ingresos en todo el año.

Desde la Tendencia del Partido Obrero proponemos una movilización nacional a Plaza de Mayo y todos los centros políticos provinciales el próximo 20-21N, con todos los trabajadores de la Salud, en el día nacional de Enfermería. Llamamos a un paro nacional para garantizar la mayor participación de todo el equipo de salud, sin distinciones de gremio o profesión.

Vamos por:

Aumento salarial. Por un básico de 80.000 pesos para todo el personal. Reducción de la jornada de trabajo a 6 horas por insalubridad. At, hidroterapia y equinoterapia dentro del nomenclador nacional de discapacidad. Pase a convenio para todos los monotributistas. Bono esencial para todo el personal de salud sin distinción. Pago inmediato de todas las deudas. Pago a mes vencido. Que las obras sociales autoricen en su totalidad los tratamientos de las personas con discapacidad. Centralización del sistema público, privado y laboratorios bajo un solo mando bajo control del estado y los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera