Rio Negro: se agrava la crisis de Salud

Escribe Elena Florín

¡Que renuncie la gobernadora y vuelvan los médicos!

Tiempo de lectura: 1 minuto

Todos los jefes de área de salud pública de las ciudades de Bariloche y General Roca -las dos ciudades más importantes de Rio Negro- presentaron la renuncia a sus cargos. Tanto jefes de servicios como de los centros barriales de salud de ambas ciudades anunciaron que lo hacían “en solidaridad con todos los compañeros que arriesgan su vida todos los días y no pueden pagar el alquiler”.

El repudio de los trabajadores de la salud a la gobernadora Arabela Carreras es completo. Les había prometido a lmédicos y enfermeros del Hospital Zonal de Bariloche recibirlos el 18 de noviembre pasado para discutir la situación salarial, luego de negarse durante meses porque no tenían cobertura gremial. Luego de plantarlos en aquella cita, los recibió unos días después para anunciarles un bono pluspandemia y un aumento discriminado para las jefaturas.

En todas las asambleas de todos los hospitales rionegrinos se votó rechazar ese ofrecimiento y plantear medidas de fuerza. La renuncia de los jefes -cincuenta en toda la provincia, treinta y dos en Bariloche- es una medida de fuerza en ese marco. También renunció el director del hospital Zatti de Viedma.

Formalmente, el gobierno tiene treinta días para resolver, pero ya anunció que les aceptará la renuncia y buscará reemplazantes.

Cuanto más intransigente se pone el gobierno, más se fortalecen los autoconvocados. No hay ciudad de la provincia que no esté en pie de lucha. Toda la población reacciona en su apoyo.

Por la inmediata recomposición salarial. Por nombramiento de personal para relevo de los esforzados trabajadores de la salud.

Suscribite a Política Obrera