Rosario: todo el apoyo a los trabajadores de Hey Latam!

Escribe Juan Cruz Mondino

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores del Call Center Hey Latam! se dieron cita el pasado miércoles 2 frente a las puertas del Ministerio de Trabajo de Rosario, bajo una lluvia torrencial. La empresa amenaza con cerrar sus puertas y 300 trabajadores y trabajadores quedarían en la calle. Además de la gran concentración frente a las puertas del ministerio, se montó un acampe mientras se desarrollan las negociaciones. A pesar de que los Call Center han seguido funcionando -teletrabajo mediante- durante toda la cuarentena, Hey Latam! comenzó a discontinuar el pago de salarios y a aplicar descuentos desde el principio de la pandemia.

El pasado miércoles la empresa dejó de pagar salarios, luego del cese de los ATP aportados por el estado. En ese mismo contexto, la patronal presentó la quiebra. Aduce una “pérdida incalculable de ventas” y una “reducción estrepitosa en la facturación”. Aún así, los trabajadores señalan en un comunicado de prensa que la empresa no ha podido demostrar esto a las autoridades del Ministerio de Trabajo, luego que este dictara la conciliación obligatoria en respuesta al paro por tiempo indeterminado que habían iniciado los trabajadores el viernes 20 de noviembre.

La intención de la patronal es avanzar con retiros voluntarios para deshacerse de una parte del personal, cerrar la empresa y luego reabrir con menos trabajadores, atacando derechos adquiridos, ya que la empresa no reconocería antigüedad ni las conquistas de sus propios trabajadores.

La situación de la juventud precarizada en Rosario es gravisima. La mayoría de los trabajadores de los call center no cuenta con estabilidad laboral, trabaja en condiciones precarias y ha visto como el “teletrabajo” ha incrementado los niveles de saturación y super-explotación. La respuesta inmediata de los trabajadores de Hey Latam! es un síntoma que recorre a gran parte de la juventud rosarina, atravesada por la lucha de los trabajadores de la cultura, gastronómicos, docentes reemplazantes y los acampes en defensa del medio ambiente.

La empresa debe abrir sus libros contables. El sindicato de empleados de Comercio, que nuclea a gran parte de los trabajadores de los Call Center de la ciudad, debe convocar a un paro de toda la región en defensa de los puestos de trabajo, así como apoyar materialmente el acampe mientras éste dure. La Federación Universitaria de Rosario y los centros de estudiantes deben rodear de solidaridad los reclamos de los trabajadores y de toda la juventud precarizada. Es necesario coordinar todas las luchas en curso. Rosario está, hoy en día, “inundada” de reclamos. Trabajadores de la salud que luchan en defensa de sus condiciones de trabajo y de la vida, los docentes que pelean contra el recorte de las tituralizaciones y por los salarios, los trabajadores precarizados deben unificar sus reclamos frente a los gobiernos ajustadores de Perotti y Javkin.

Suscribite a Política Obrera