Bahía Blanca: trabajadores municipales de niñez en pie de lucha

Escriben Gastón Orellana y Enzo Teira

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 6 de noviembre de 2020, la trabajadora social Brenda Maceratesi fue anoticiada de su desvinculación del equipo técnico y profesionales del Servicio Local del Municipio de Bahía Blanca. Ha sido una respuesta a los cuestionamientos de las políticas tomadas por la Municipalidad en esta área por parte de trabajadores del sector, incluyendo reclamos salariales.

Estamos ante un despido encubierto porque centenares de trabajadores del Municipio se encuentran con contratos “basura” con renovación cada tres meses y percibiendo, en el mejor de los casos, la mitad del salario de planta cumpliendo la misma función, compartiendo las mismas responsabilidades y sin posibilidad de ejercer sus derechos gremiales como trabajador.

Para no renovar contratos, el Municipio ha puesto en pie una “evaluación” del personal, sin explicitar criterios, sin permitir que los evaluados tengan acceso a los resultados de esa evaluación y sin la intervención de los Colegios de profesionales. Muchos de los servicios municipales son sostenidos con personal que cobra $9.400.

El despido de Brenda ha desatado una enorme indignación, no solo por el ejercicio despótico con el que el intendente Héctor Gay -Juntos por el Cambio- disciplina a sus trabajadores sino también dejando sin atención a centenares de niños es situación de vulnerabilidad. La tarea que se desarrolla desde el Servicio Local tiene consecuencias directas y a largo plazo en la vida de los niños, su familia y la comunidad. La falta de un profesional, su reemplazo y rotación permanente afecta la protección integral de los derechos de la niñez y adolescencia.

El área de niñez de Bahía Blanca viene sufriendo un progresivo desmantelamiento. La partida presupuestaria destinada a Políticas sociales es de 790 millones de pesos, lo que representa menos de $7.500 por persona en situación de pobreza en todo el año. En alimentos no llegaron a gastar 40 millones en plena pandemia, muy lejos de lo necesario. En el caso específico de Niñez, su presupuesto disminuyó. Se han desarmado equipos de atención en la primera infancia, instituciones destinadas a restituir derechos a los niños y niñas que hoy funcionan con personal mínimo.

En este contexto de pandemia los trabajadores del Servicio Local y de Niñez nunca dejaron de trabajar por tratarse de un servicio considerado de carácter esencial, a pesar que el municipio no lo reconozca como tal. En Bahía Blanca, la crisis económica desatada por la pandemia ha llevado en el segundo trimestre de 2020 a un desempleo del 8,9%, pese a que rige la prohibición de despidos. En el primer semestre de 2020 se registraba un 23,2% de hogares bajo la línea de pobreza (106 mil personas pobres y 14 mil en la indigencia).

Para exigir la reincorporación de Brenda se vienen realizado varias reuniones autoconvocadas de trabajadores municipales del sector y de planta, entre ellos, compañeros de la agrupación Tribuna Municipal. Se elaboró un petitorio para ser firmado masivamente. Esta lucha ha recogido el apoyo de los colegios de profesionales de Trabajadores Sociales, de Abogados y Psicólogos, como así también la de agrupaciones gremiales como ATE y la CTA. El despido es consentido por la burocracia sindical que dirige el Sindicato de Trabajadores Municipales, como ha ocurrido en el pasado reciente.

El viernes 4 de diciembre, trabajadores de planta y precarizados, hicimos entrega de un petitorio con más de 500 firmas en donde se exigía la reincorporación de Brenda y el pase a planta permanente de todos los trabajadores municipales. Una delegación fue recibida por el secretario de gobierno y otros funcionarios pero sin dar por el momento una respuesta favorable.

La precarización laboral es utilizada para deprimir el sueldo de todos los municipales y debilitar nuestras luchas. Lo que el municipio no aporta por estos trabajadores compromete nuestra caja jubilatoria (IPS). Necesitamos organizarnos en asambleas en cada lugar de trabajo para conquistar la reincorporación de Brenda, el pase a planta de todos los precarizados y pelear por un bono de emergencia y aumento salarial para todos los municipales. La lucha de estas reivindicaciones es de todos los municipales.

¡Viva la lucha de los precarizados! Somos todos municipales.

Suscribite a Política Obrera