Cicop firma, “disconforme” la oferta inaceptable de Kicillof

Escriben Paula De Martino y Lucía Guevara

Tiempo de lectura: 3 minutos

El congreso de delegados de Cicop resolvió firmar “en disconformidad” la última oferta paritaria que realizó el gobierno de Kicillof para los profesionales de la salud bonaerenses. La decisión se adoptó de forma exprés, a 24 horas de que la propuesta fuera formulada. Esto no permitió que se realizaran asambleas en todos los hospitales para debatirla. Allí donde sí pudieron realizarse, como es el caso de los residentes nucleados en la Comisión Provincial de Residentes (CPR), el mandato había sido rechazar la oferta y convocar a un paro con movilización y un plan de lucha. Firmar “en disconformidad” es un intento de evadir la responsabilidad política por una conducta anti-sindical.

La dirección de Cicop habló de un “impasse del movimiento” para justificar su respaldo a la oferta patronal del gobierno. La ‘culpa’ es de las bases, sin que la dirección hubiera puesto a votación la firma. La asamblea de la CPR realizada el día anterior al congreso había votado parar y movilizar el jueves 17 “con independencia de lo que resuelva Cicop”, previendo precisamente esta situación. Esta determinación de ir a la lucha se encuentra en consonancia con lo que han hecho los compañeros enfermería, Garrahan, residentes que dependen de Nación y el conjunto de los trabajadores de la salud de CABA. En estas circunstancias, el único “impasse” es la de la dirección de Cicop, que pretende conseguir las reivindicaciones sin lucha contra el gobierno que las arrebata.

La oferta de Kicillof se disfraza de un falso “35,6%”, cuando en realidad el único porcentaje nuevo que se aplicará es un aumento del 14% escalonado respecto a los sueldos de diciembre de 2019. El gobierno suma a esta cifra el 20% acordado en abril pasado y los bonos otorgados durante la pandemia. En abril, Cicop también había firmado “en disconformidad”, ya que consideraba que ese 20% estaba muy lejos de recuperar lo perdido en los últimos dos años, en sueldos que si se los compara con CABA vienen desde el “sub-subsuelo”. A esas pérdidas no recuperadas, deberán añadir ahora lo que implica este 14% frente a una inflación que se acerca al 40%. y se proyecta al 50 por ciento. En términos reales, un residente que se inicia en el primer nivel de atención terminará percibiendo $39.248, cómodamente por debajo de la línea de pobreza. Con esta situación de precariedad salarial deberá afrontarse la segunda ola del Covid que pronostica el ministro Gollán.

La oferta de Kicillof, convalidada, “disconforme”, por la Cicop, no escapa a la línea del 7% otorgado por Nación y del 15% que Larreta quiere imponer en CABA. Los trabajadores de la Salud vienen de un contexto de sobrecarga laboral, producto y un agravamiento de las condiciones de precarización laboral, tales como la suspensión de las licencias y vacaciones. En oposición a esta miseria salarial, la CPR levantó el reclamo de un sueldo inicial equivalente a la canasta básica familiar, que es de $76.500, el pago inmediato adeudado a jefes de residentes e ingresantes y la sanción de un nuevo reglamento laboral.

La semana que se inicia será decisiva. Después de haber fracasado en la tentativa de levantar el paro y la movilización autoconvocada del jueves pasado por las asambleas de residentes y concurrentes y asociaciones combativas de CABA, las burocracias de Médicos Municipales y Federación de Profesionales decretaron un nuevo paro de 36 horas para martes y miércoles. El jueves será el turno del Garrahan y el resto de los hospitales que dependen de Nación, cuya lucha obligó al gobierno de Fernández a reabrir la discusión paritaria estatal. Está planteada la necesidad de dotar al movimiento de una coordinación general.

Vamos por asambleas que unifiquen a las diferentes jurisdicciones y sectores y una huelga general de la salud para quebrar la pauta del FMI e imponer el necesario reforzamiento del sistema de salud que los gobiernos se niegan a realizar, empezando por la urgente recomposición de los salarios al nivel de la canasta familiar.

Suscribite a Política Obrera