Radio abierta contra el vaciamiento de IOMA

Escribe Luciana Diaz

Por una lucha conjunta de los empleados públicos de la provincia y los trabajadores de la salud.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado miércoles 9 se realizó una radio abierta que organizó la comisión de familiares y víctimas del instituto, “IOMA abandonó a Gaby”, denunciando el vaciamiento que implica el artículo 66 del proyecto de presupuesto 2021, el cual le permite al gobierno de Kicillof apropiarse de 8 mil millones de "superávit" de IOMA. Más tarde, una audiencia pública virtual que iba a debatir este tema fue hackeada para que no se oyeran las denuncias de desatención y abandono a los afiliados. Quisieron silenciar las denuncias sobre los rechazos en los pedidos de tratamientos, retraso en las autorizaciones, cobertura de solo un 35% del costo de los medicamentos cuando siempre fue de un 50%, aumento de los copagos, suspensión de los prestadores. A esto se suman los miles de trabajadores de la salud a los que IOMA les adeuda hasta un año en concepto de pago por prestaciones realizadas a los afiliados.

Los compañeros intentaban denunciar que la dirección del Instituto utilizó el ASPO como argumento para eliminar o limitar las consultas médicas al mismo tiempo que destinaba mínimos esfuerzos a atender las consultas por COVID. Y todo para fabricarse un “superávit” que le sirviera como botín.

Toda esta presión hizo posible que el Consejo Consultivo Gremial de IOMA, compuesto por los sindicatos de trabajadores públicos de la provincia, se dignara a sacar un comunicado rechazando este manotazo del gobierno sobre fondos aportados por los trabajadores a su obra social.

Pero la desatención nunca fue denunciada por el Consejo Consultivo Gremial, menos aun por los vocales pertenecientes a los sindicatos que integran el directorio de IOMA. Ahora se ven obligados a pronunciarse en contra del artículo 66 por el rechazo público que tuvo, por la denuncia de las listas opositoras a los sindicatos, y, en especial, por la trascendencia pública que comienza a tomar con acciones como la radio abierta.

Este mismo Consejo Consultivo omitió pronunciarse por otro desfalco que sufrieron los afiliados durante este año, el subsidio de 400 millones mensuales que siguen recibiendo las clínicas privadas, para “paliar la crisis del sector”, con plata de IOMA. Mientras los afiliados no eran atendidos y a los trabajadores de la salud les deben hasta un año de honorarios, las clínicas privadas se llevaron 2.400 millones... por prestaciones no realizadas.

Para frenar este robo es necesaria una gran movilización conjunta de los empleados públicos de la provincia, víctimas del abandono por parte del IOMA, y de los trabajadores de la salud precarizados por la misma institución, que reclame ponerlo bajo la dirección y control de los afiliados y los trabajadores.

Suscribite a Política Obrera