Pergamino: un presupuesto de ajuste y beneficios al capital

Escribe Lucas Giannetti

Tiempo de lectura: 3 minutos

El presupuesto presentado por el Intendente de Pergamino al Concejo Deliberante fue aprobado por mayoría automática que representa los concejales de JxC, mientras que los ediles del FdT, votaron en contra, con objeciones superficiales, en lugar de señalar que se trata de un presupuesto de ajuste. El PJ/Kirchnerismo de Pergamino, no puede levantar la voz contra el ajuste, ya que el gobernador Kicillof acaba de mandar a la legislatura provincial su propia versión de presupuesto de ajuste y endeudamiento para la provincia de Buenos Aires.

El gobierno municipal de Martínez se ha caracterizado, en sus dos mandatos, por ser un gobierno del “tarifazo permanente” en las tasas municipales, alumbrado público y boleto de colectivo.

El presupuesto 2021 prevé aumentos del casi 50% de las tasas municipales, cuando estas, en el periodo 2019/2020, tuvieron un reajuste de 150 y 200%. Por su parte, el estacionamiento medido, que ampliará considerablemente la zona de aplicación, tendrá un aumento del 100%. Para los concejales del FdT, este reajuste en la tarifa del estacionamiento es “desmedido”, o sea que estarían a favor de un aumento “prudencial”.

En materia habitacional, Martínez sigue los pasos de Kicillof. El presupuesto destinado a infraestructura y vivienda es de casi 4 millones de pesos, a lo que hay que sumar fondos de provincia por $44 millones. Los números provinciales y municipales para hacer frente al déficit habitacional, son irrisorios en tanto y cuanto, el déficit habitacional, solamente en Pergamino, es de más de 5.000 viviendas. Los presupuestos sirven como botón de muestra de la orientación social de los gobiernos, en este punto, privilegiando el desarrollo de los especuladores inmobiliarios, en desmedro de las necesidades más acuciantes de las masas.

Sobre uno de los problemas más sensibles de la ciudad de los últimos años, el agua, el presupuesto destina $82 millones de pesos a Obras Sanitarias, de los que solo 10 millones se destinarían a obras. Un monto exiguo, teniendo en cuenta que barrios enteros hace meses que sufren la falta de suministro de agua o baja presión de la misma en el marco de la pandemia. A esto hay que sumarle, que el municipio no tiene en su radar, la construcción de plantas potabilizadoras que hagan llegar agua potable a las casas, teniendo en cuenta los altos índices de arsénico (9 veces por encima del valor máximo permitido de 10 microgramos por litro) y los 18 agroquímicos que se han detectado en algunos barrios lindantes con campos. La minúscula cifra que se destina a obras sanitarias no tiene correlación con la facturación de los servicios sanitarios, que en 2020 fue de 432 millones de pesos, representando el 19% del presupuesto, pero solo se destinará a esta área, en el 2021, menos del 5%.

Con un presupuesto de casi 3 mil millones de pesos, el monto destinado al área de la mujer es prácticamente inexistente frente a la agudización de las problemáticas de las mujeres en relación a la pandemia (violencia, abusos, femicidios). Un presupuesto que contemple la problemática en toda su magnitud debería destinar fondos a refugios para mujeres, asistencia psicológica, guarderías maternales y el acceso pleno a la salud.

A la Secretaria de Acción Social, a cargo del inefable Lucas Marino Aguirre, se la “premia” con un aumento del 44% con respecto al año anterior. ¿Cuáles serían los méritos para que dicha secretaría reciba estos cuantiosos recursos? No lo sabemos, ya que durante la administración de la pandemia, en la que miles de pergaminenses cayeron en la pobreza e indigencia, Marino Aguirre recortó la entrega de mercadería de 5.000 a casi 1.000 mil familias, al mismo tiempo que no tomó ninguna iniciativa para paliar los efectos de la pandemia en las villas y asentamientos que proliferan en Pergamino. Es así como Marino Aguirre es el mascaron de proa del ajuste que se llevó adelante durante la pandemia, y que queda plasmado en el presupuesto 2021. Los fondos destinados a esta secretaria son utilizados de manera discrecional para comprar voluntades y asistir a los punteros políticos. Una verdadera caja negra del municipio.

Uno de los puntos centrales del presupuesto 2021 es el de Transferencia al Sector Privado, estipulado en 231millones de pesos. Estos fondos son utilizados de manera discrecional por el ejecutivo, ya que no tiene que rendir cuentas por los mismos; se trasladan a la esfera privada, convirtiéndose en una colosal transferencias de ingresos en desmedro de los trabajadores. De estos fondos, del único que se conoce su destino es el que concierne a becas estudiantiles, que cuenta con un irrisorio monto de 2.800.000 pesos. Es así como Martínez mantiene sus negocios con la empresa de transporte (La Nueva Perla), el lobby inmobiliario y el sector agro industrial.

Este presupuesto de guerra contra los trabajadores pone en la agenda del día la convocatoria a un plenario de trabajadores ocupados y desocupados para derrotar el ajuste de Martínez.

Suscribite a Política Obrera