Baradel contra la "cláusula gatillo"

Escribe Cristian Cañete

Tiempo de lectura: 3 minutos

Baradel ha salido a apoyar la eliminación de la “cláusula gatillo” para la docencia, tal como lo ha planteado en forma reiterada Alberto Fernández. Las razones que ofrece Baradel son peores que las del Presidente, porque para él esa cláusula apunta a "mantener el salario" y se utiliza en "gobiernos donde se busca bajarlos". Entusiasmado, apostó más alto: "Nosotros, en cambio, aspiramos a ganarle a la inflación, no a mantener salarios, por lo que tenemos que discutir mecanismos que nos permitan, no sólo (mantener) nivel adquisitivo, sino mejorar posiciones". El encargado de discutir la paritaria docente, arranca la negociación inminente con el Estado con un llamamiento a liquidar una importante conquista de la docencia. A través de la paritaria nacional, que no tiene un status efectivo sobre el convenio, sino testimonial, Baradel se apresta a traicionar a los sindicatos de provincia y al conjunto de los docentes con un hecho consumado. La burocracia de Ctera se coloca de este modo en la primera línea de la trinchera de la patronal en las vísperas del comienzo de clases.

El acuerdo salarial a la baja en 2019 consagró la pérdida salarial del 2018 y anteriores. Estableció, asimismo, una actualización por inflación (cláusula gatillo), pero con un retraso de 2 a 3 meses –lo que implicó atraso porcentual cercano a 10 puntos, dada la velocidad de la inflación el año pasado. Dicha actualización no corre para la totalidad de la composición del salario, que ha sido despedazado en diversos ítems. Como resultado de todo esto, el salario inicial de un docente representa un 30% del costo de la canasta familiar (75mil pesos) y no alcanza a cubrir una canasta de pobreza.

“Desindexación”

La “desindexación” del salario y de las jubilaciones , la viga maestra de la “política de ingresos” del gobierno de Fernández, opera en los mismos términos que el que aplicó Macri para la reforma previsional de diciembre de 2017. ‘Lo perdido por la inflación desde el último ajuste salarial, perdido está, dicen los Fernández-Baradel-FMI; borrón y cuenta nueva, el estado se queda con la diferencia. Al salario lo vamos a recomponer de aquí en más, gracias a la caída de la inflación que vamos a lograr reduciendo primero los salarios’. Esta es la estafa conceptual que la burocracia de Ctera y su patrón quieren vender a los encargados de la instrucción pública en Argentina.

Este planteo tiene lugar en el preciso momento en que los gobiernos de varias provincias (Santa Fe, Salta, Chubut, y la lista sigue) han anunciado sus intenciones de ‘desenganchar’ al convenio laboral de la cláusula gatillo, pero más prosaico, sin el cinismo de Baradel: “no alcanzan las cajas de los tesoros provinciales para garantizar su pago”.

Córdoba y Tucumán fueron pioneras en anular la cláusula gatillo tras declarar sus cuentas “en rojo” (Ámbito 13/1). que las pongan en negro; que suban la valuación fiscal de los latifundios, por ejemplo, que se computan hoy a la 60° parte de su cotización de mercado .En todas estas provincias, los estatales han salido a ganar la calle con movilizaciones y piquetes, en pleno período veraniego.

Los Fernández y los Baradel están echando aceite de ricino en la luna de miel que pretendían disfrutar en su condición de recién electos. El no inicio de las clases ha sido introducido por ellos en la agenda sindical, educacional y política. No es la cláusula gatillo la que provoca la inflación sino al revés, la inflación obliga a establecer esa cláusula en defensa de la fuerza de trabajo. Lo contrario es la opinión tradicional del ‘neo-liberalismo’, que ahora hace suya la burocracia ‘nacional y popular’.

Únicamente la recomposición del salario, la defensa de los puestos de trabajo y un plan integral que priorice las necesidades de la clase trabajadora puede abrir una perspectiva.

Llamamos a nuestros compañeros de la docencia a tomar la palabra y a pasar a la acción.

Suscribite a Política Obrera