Aceiteros: la lucha de los trabajadores de Dánica Lavallol

Escribe Maxi S. Cortés

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los trabajadores de Dánica Llavallol forman parte del Sindicato Aceitero de Buenos Aires y fueron un eslabón fundamental de la recuperación del mismo de las manos de la vieja burocracia. Este, junto al sindicato aceitero de Rosario, fueron la palanca central para recuperar la Federación Aceitera.

En 2018, el grupo Beltrán compró la fábrica de margarina -cuya materia prima es el aceite- a la firma brasileña BRF. Desde ese entonces, la patronal cordobesa ha desarrollado un ataque permanente contra los trabajadores de Dánica con el objetivo de pasarlos del convenio aceitero al convenio de alimentación, con salarios y condiciones mucho peores.

Luego de la paritaria aceitera y la victoria obrera al cabo de 22 días de huelga, los trabajadores de Dánica continúan en lucha para revertir los atropellos patronales. Hablamos con Javier y Claudio, delegados de la flamante comisión interna, para que nos cuenten de la situación, cómo se vivió la paritaria aceitera y cómo sigue la lucha.

¿Cuál es su balance de este año?

J - Este fue un año duro. Tuvimos que elegir una nueva comisión interna en medio de un lock out patronal y despidos para lograr cambiarnos al convenio de alimentación. Pero pudimos organizarnos y salir a luchar, defender nuestro convenio y pudimos reintegrar a cinco compañeros.

C – Fundamentalmente, este año creo que pudimos volver a unir al grupo de 80 compañeros que estamos en planta, sacarnos el miedo y pelear por nuestros derechos otra vez. Estamos mucho mejor; por suerte, terminamos el año logrando que nos paguen el aguinaldo. Lo que está pasando ahora no lo vimos nunca en nuestra experiencia en la fábrica. Que todos los compañeros opinen, que todos sean parte de lo que se resuelve y se hace. Creo que eso es lo más difícil de lograr y es lo que hace historia. A veces los compañeros nos dicen que el año pasado cuando la anterior comisión interna renunció, nosotros agarramos un fierro caliente, pero la verdad es que todos agarramos un fierro caliente. Contamos con el apoyo de los compañeros y logramos que la lucha sea el camino después de tantos golpes.

¿Cómo han vivido la huelga por la paritaria los aceiteros de Dánica?

J – Mirá, a nosotros el grupo Beltrán no nos respeta la paritaria; estamos cobrando el convenio del 2018, estamos con una lucha aparte desde antes. Hemos perdido muchas cosas que estamos recuperando. Hemos perdido compañeros y también salario. Pero en esta paritaria dimos la lucha a fondo. Nos adherimos al paro que dictó Federación y fuimos a fondo. La patronal tomó represalias y muchas veces trató de quebrar el paro con personal tercerizado, con escribanos. Más de una vez quisieron sacar camiones, pero nos plantamos. Pensamos a futuro porque lo que se gana se firma y es deuda del grupo Beltrán con los obreros de Dánica.

C – Trajo recuerdos de la patriada del 2015. Aceiteros punta de lanza de la lucha obrera una vez más, nos llena de alegría. Los trabajadores de Dánica somos aceiteros.

J – Hoy nos toca recuperar derechos. Quizás la paritaria queda en segundo plano para nosotros ahora, porque antes necesitamos incorporar a Hugo y Lucas, dos compañeros que aún siguen despedidos. Sin estabilidad laboral no se puede pelear ningún derecho.

Si tuvieran que elegir un momento del año que consideren ustedes sería determinante para todo lo que aconteció. ¿Cuál sería?

J – Sin dudas el día que cortamos la avenida Antártida Argentina. Luego de una asamblea, al tercer día después de la avanzada de la patronal para que nos cambiáramos de convenio, fue el primer día que los trabajadores salieron a las calles. Desde ahí nadie nos paró. Había que salir, había que hacer ver el conflicto en las calles y no morir con el acampe que habíamos montado sin que nadie nos viera.

C – Paran muchos fue la primera vez que tomaban acciones, o que cortaban una calle. Vos dirás, cortar una calle no es nada, pero para el que nunca lo hizo es un montón. Es liberador.

¿Cuál es la perspectiva para el 2021?

J – Bueno, te damos una primicia. La justicia ha fallado a favor de Lucas, uno de los dos compañeros que faltan reincorporar. Lucas es un laburante y la viene peleando hace rato. Es un enorme logro para él, su familia y todo el colectivo. Falta Hugo, así que vamos por eso este año que viene. Vamos por todo, por la reincorporación definitiva de Lucas y de Hugo y por reacomodar medianamente nuestro salario.

C - Ahora, los compañeros saldrán de vacaciones a pesar de que la empresa quería que trabajáramos, porque la huelga los afectó y quedó todo el aceite en los tanques. También veremos que hace la empresa con la cautelar a favor de Lucas. Volvemos a trabajar y prepararnos porque el conflicto será mayor y se han agotado las negociaciones en el Ministerio de Trabajo. Esta vez será por tiempo indeterminado el paro.

J - A los compañeros les digo que no aflojemos, que hemos demostrado que podemos cambiar el rumbo de las cosas y torcer el brazo de la patronal. Que podemos enfrentarlos y que no nos pisoteen. Esta la vamos a ganar.

Suscribite a Política Obrera