Los trabajadores de Salud ante la segunda ola de la pandemia

Escribe Maxi S. Cortés

El 5, todos a la asamblea convocada por el Garrahan.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La segunda ola de contagios por covid 19 comienza a sentirse con fuerza en Argentina, aun cuando la primera no agotó su impacto en el interior ni tampoco en el AMBA. Del 24 al 31 de diciembre la curva de contagio se disparó en un 74% (Clarín, 1/1) y los casos se reportan ya en el orden de los 12 mil diarios. A este ritmo, en dos semanas el número de contagios diarios llegará a los 20 mil, una cifra que retrotrae al pico de la primera ola, en octubre pasado.

La alarma sonaba desde hace semanas por la abrupta disparada de contagios en Ecuador y Brasil. Uruguay ha resuelto el cierre de las fronteras y el toque de queda. La emergencia volvió a reunir al trío Kicillof-Larreta-Fernández, pero la ´cumbre´ sólo arrojó algunas declaraciones del presidente, advertencias de sanciones y de ´dispersión´ de aglomeraciones, pero ningún plan de cuarentena ni sanitario.

En nuestro país, por el contrario, se ha liberado toda restricción. En los hospitales, desde hace dos meses comenzó el desarme de las zonas covid en los hospitales. En CABA, se ha descentralizado el ´círculo rojo´ organizado en torno a los hospitales Argerich, Durán, Ferrer, Muñiz y Ramos Mejía, durante la primera ola.

El relajamiento del sistema sistema sanitario iniciado como una transición a “la nueva normalidad” ha entrado en impasse con el aumento de casos. Las autoridades en los hospitales, en sintonía con el gobierno, aún no han tomado decisiones sobre la reorganización de los servicios, pero crece la atención en las UFU y también la internación por covid. Los gobiernos no han aportado ningún recurso más al fortalecimiento del sistema de salud, la vacuna es, por ahora, el único dispositivo de contención. Los trabajadores de la salud, por su parte, inician el año con salarios de pobreza y sin incorporación de personal, a pesar del fuerte desgaste sufrido durante estos largos meses de flagelo.

Pero el personal de salud también ingresa a la segunda ola con varias luchas a cuestas, como las del movimiento autoconvocado de enfermería y la de los sectores profesionales de CABA que no renuncian a la lucha por el salario. La enorme lucha nacional del movimiento de mujeres que ha conquistado la legalidad del aborto y la victoria de los aceiteros del cordón industrial de San Lorenzo son una escuela de cómo preparar la lucha este año.

Está planteado para todo el equipo de salud la coordinación general con un programa único de aumento general del salario, reducción de la jornada laboral, incorporación de un nuevo turno de trabajo y un bono de esencialidad para todo el personal sin distinción incluyendo droguerías, laboratorios y al conjunto de los empleados farmacéuticos. El 5 de enero próximo los trabajadores del hospital Garrahan convocan a asamblea abierta. Buena oportunidad para iniciar un plan de lucha coordinado.

Suscribite a Política Obrera