Estatales: con la segunda ola llega... el fin de las licencias por hijos a cargo

Escribe Valu Viglieca

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mientras el ejecutivo se debate a cerca del “toque de queda sanitario” para las próximas semanas y se corren rumores del cierre de algunos organismos a partir del 16 de enero, la secretaría de Gestión y Empleo Público, Ana Castellani “actualizó” la resolución que licenciaba al personal del estado que tuviera hijos o hijas a cargo de hasta 16 años. La nueva resolución plantea que todas y todos deben teletrabajar salvo que sean esenciales o que “las autoridades superiores” los convoquen a la presencialidad.

Según Castellani, una cosa era tener que ayudar con las tareas y otra muy distinta es estar de vacaciones. Ahora sí las familias pueden organizarse para cumplir con las tareas laborales y las de cuidado del hogar en simultáneo. Es un planteo que no debiera hacer ruido, raro era que hubieran tenido en cuenta que las familias, en especial las mujeres, cargamos con todo al mismo tiempo y nos permitieran tomar licencias durante la cuarentena.

Esta resolución tuvo un antecedente próximo: el 24 de diciembre circuló en Boletín Oficial -con fecha 22 de diciembre- otra que terminaba con las licencias por cuidado de niños y niñas. Inmediatamente las áreas paritarias de ATE y de Recursos Humanos se apresuraron a aclarar que para los y las trabajadoras del Estado la resolución seguiría vigente, que sólo abarcaba a los privados. Audios tranquilizadores permitieron pasar las fiestas sin tener que pensar que el 1 de enero habría que encontrar quien se hiciera cargo de los más pequeños. Doce días más tarde llega la resolución para las estatales con fecha del 4, a aplicarse a partir del día 5 de enero.

Semanas antes, luego de firmar una paritaria ruinosa para el conjunto de las y los trabajadores, ATE entregó una nota solicitando que se extendiera la licencia por hijos ya que las colonias no están abiertas; el 26 de diciembre, se encargó de tranquilizar a las madres de los sectores; el 4 de enero, no parece haber hecho nada para decirle al gobierno -al cual le regaló el salario de los trabajadores- que estas familias ya cargan con todos los gastos del teletrabajo y ahora no solo quedan sin licencias, sino que además pueden ser llamados a piacere de los jefes a la presencialidad en el momento de mayor pico de contagios en el AMBA.

Era de esperar que con la firma feliz de UPCN y ATE a la paritaria que consagra los salarios de los estatales por debajo de la línea de pobreza el llamado “Estado empleador” avanzara como cualquier patrón y atacara las condiciones de las trabajadoras en la pandemia. Si los sindicatos no están a la cabeza, hay que seguir el ejemplo de las autoconvocatorias de la salud de mitad de año, convocar asambleas sin distinción de afiliación y garantizar que la presencialidad no surja del capricho de los jefes, el pago de los gastos del teletrabajo, la entrega de equipos para poder realizar las tareas y la recuperación de las licencias para todas las familias que lo necesiten.

Suscribite a Política Obrera