Reapertura de escuelas: preparemos la huelga en defensa de la vida y la educación

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 4 minutos

El Gobierno Nacional, con el concurso de los gobernadores y sectores de la oposición macrista-larretista, se encuentran en una cruzada por “reabrir las escuelas”, cuando Argentina atraviesa un rebrote de coronavirus y promedia 10 mil casos diarios.

Contra toda la evidencia a nivel internacional, Alberto Fernández ha dictado que el regreso a las clases presenciales es “prioritario” y que se iniciarán en marzo. Por su parte, el gobierno porteño anticipó el retorno a las aulas para el 17 de febrero próximo.

Esto cuando la orientación ´reaperturista´ está fracasando en todo el mundo, azotado por nuevas cepas y rebrotes. Angela Merkel ha señalado que “Alemania no está en condiciones” de reabrir sus escuelas por lo que significaría en materia de propagación del covid (Página/12, 31/1). En Estados Unidos, los docentes de Chicago, el tercer distrito más grande del país, más de 20 mil docentes votaron contra la presencialidad y preparan una huelga general, que incluye el reclamo de la vacunación para todo el personal. En Brasil, los docentes de San Pablo y Rio de Janeiro declararon la huelga contra el regreso a las clases presenciales. En Madrid, luego de abrir escuelas, los casos se han disparado en un 175 % (El País, 27/1). En Gran Bretaña, el violento rebrote forzó al ´aperturista´ Boris Johnson a suspender las clases hasta, por lo menos, el próximo 8 de marzo.

En nuestro país, hay dos millones de personas que fueron infectadas y cerca de 50.000 muertos a causa del virus. El ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, pronosticó que la “segunda ola” de covid se producirá en marzo, justamente cuando se pretende retomar la educación de manera presencial. El desastre sanitario y social está anunciado.

La cuestión del regreso a la presencialidad en las escuelas se ha convertido en un tema que excede por mucho a la cuestión educativa en sí misma. Si hubiera algún interés genuino de los gobernantes por “la educación de los chicos”, se hubieran volcado los recursos necesarios, en principio, para garantizar la educación virtual durante todo el año anterior. Por las carencias, se terminó excluyendo del sistema educativo a millones de niños. En ese tiempo, tampoco se implementó un plan de obras de infraestuctura escolar para preparar a los establecimientos educativos para un posible retorno presencial; ni hablar de haber atendido los reclamos de los trabajadores de la educación en materia salarial y laboral. Nada de esto ha ocurrido. La realidad es que el “retorno a las aulas” forma parte de las exigencias de la burguesía y el capital para levantar todas las restricciones y limitaciones a la circulación que el estado tuvo que tomar para evitar el desmadre sanitario. La escuela, para el régimen, es el “depósito” de los niños y niñas de la clase obrera para que sus padres y madres puedan retomar su actividad laboral.

Presencialidad "cuidada"

Las direcciones de los sindicatos ligados al gobierno se encuentran militando el “regreso seguro a las aulas”, en determinadas “condiciones”: plan de vacunación, obras de infraestructura, nombramiento de personal, etc. La cuestión salarial es abiertamente omitida, cuando los bolsillos de los docentes (como el resto de los trabajadores) han perdido como en la guerra contra la inflación. El salario básico a nivel nacional que cobra un docente es de $27.500.

CTERA ha planteado en un documento que el regreso a las clases presenciales debe ser “consensuado” en las reuniones de la paritaria nacional, a realizarse en febrero. No cuentan, sin embargo, con ningún mandato de base para tomar decisiones. El gobierno, por su parte, no ha garantizado ninguna “condición”. No hay todavía ningún docente vacunado en el país, debido a la escasez de vacunas, los protocolos son inviables de cumplir en los edificios escolares y las obras brillan por su ausencia. En definitiva, las condiciones son “las que hay” y “a las aulas” ha como de lugar.

Es claro entonces que el reclamo de “condiciones seguras” cae en saco roto, en un gobierno que ha priorizado el pago de la deuda, el subsidio a las patronales y el recorte de gastos sociales (IFE), ajustando salarios y jubilaciones. ¡Pero sobre todo porque el gobierno ya ha fijado el inicio del ciclo lectivo! ¿Cómo se puede debatir un protocolo o “condiciones” para el regreso con el regreso ya anunciado a las aulas? Estamos frente a una extorsión política contra la docencia, que debe ser superada mediante una lucha decisiva y firme.

La medida más “segura” que hoy tienen docentes, estudiantes y la comunidad educativa para protegerse del contagio es organizar la huelga contra el regreso a la presencialidad en las actuales condiciones, en defensa de la vida y la salud. Sin vacunación, sin condiciones edilicias, ni obras, la presencialidad potenciará el contagio entre los trabajadores, incluyendo el uso del transporte público.

En las seccionales combativas y anti burocráticas está planteado el desafío de organizar un movimiento de lucha que quiebre la extorsión gubernamental de “regresar” (como sea) a las aulas y ganar al conjunto de la comunidad educativa a una lucha común, que debe incluir a los auxiliares que realizan las tareas de higiene y mantenimiento de las escuelas.

No inicio

Este es el camino que ya se empezó a recorrer en diferentes provincias del país. En Orán, Salta, una asamblea autoconvocada de docentes votó el no inicio de clases y se preparan asambleas en otras localidades. En Mendoza, el gremio SUTE le ha informado a las familias a través de una carta pública, que si no hay respuestas por la recomposición salarial y obras de infraestucra escolar, “así no iniciamos”. El Frente Gremial Docente en Chaco, también plantea el no inicio de clases si el gobierno no cumple con lo firmado en la última paritaria. En Neuquén, por estas horas, también se debate la convocatoria a la huelga en reuniones de delegados y asambleas de ATEN. En Tucumán, los docentes autoconvocados preparan un congreso provincial de delegados para fines de Febrero para votar medidas de lucha. En Capital Federal, UTE decretó una ´retención de tareas´ y Ademys definirá acciones contra el intento aperturista de Larreta. En la provincia de Buenos Aires, el SUTEBA de La Matanza tendrá una asamblea la semana que viene para preparar medidas junto al resto de las seccionales combativas.

Discutamos y organicemos la huelga general educativa.

Suscribite a Política Obrera