Salta: docentes autoconvocados debaten el no inicio de clases

Escribe Julio Quintana

Tiempo de lectura: 3 minutos

En un cuadro de crecimiento de contagios de covid y por la cuestión del salario, los docentes autoconvocados del Orán se han puesto a la cabeza de la lucha por la reconstrucción de una asamblea provincial y un programa de lucha acorde a las actuales circunstancias. Los docentes autoconvocados son la forma que adoptó la organización docente en la última década y media, ante un sindicato que opera como oficina del gobierno provincial.

El 28 de enero pasado, docentes de todos los municipios del departamento de Orán votaron el no inicio de las clases, tanto presenciales como virtuales. Denunciaron la completa falta de condiciones de la actual infraestructura educativa y de salud y el peligro que representa para todo el Departamento una reapertura de las aulas. En el norte de Salta, los maestros tuvieron que salir a conseguir insumos médicos y oxígeno. El vaciamiento hospitalario es manifiesto y los reforzamientos del sistema que anuncia el gobierno de Sáenz son falsos.

En relación al reclamo salarial, se ha votado reclamar un salario inicial igual al costo de la canasta familiar, hoy en $120 mil, tal como levantó las primeras huelgas autoconvocadas de 2005, 2007 y 2014. A la vez, el pliego de la asamblea reclama la cobertura de cargos y nombramientos, el 82% móvil del salario en actividad para los jubilados y el pago de 10 sueldos al momento de jubilarse (emolumento).

Los autoconvocados exigen participar en la paritaria y promueven para el sábado 6 de febrero la realización de una asamblea autoconvocada del Norte Provincial, o sea, con los departamentos de San Martín, Iruya, Santa Victoria, y Rivadavia.

Por otro lado, este jueves 4 se ha realizado la asamblea provincial docente autoconvocada de Salta Capital. La asamblea votó un extenso pliego reivindicativo que incluye obras de infraestructura educativa, la exigencia de vacunas, un salario igual al costo de la canasta básica, equivalente a 54 mil pesos, la indexación del salario, nombramientos de personal docente y ordenanzas, insumos de conectividad, apoyo de las luchas de los trabajadores de la salud, como puntos mas importantes.

En el caso de no cumplirse este pliego votaron el no inicio de clases y se pronunciaron por una asamblea provincial para el 27 de febrero y una nueva asamblea departamental para el 20 de febrero próximos en donde llaman a participar a la delegada Di Piazza. Di Piazza proviene de los autodenominados “autoconvocados de la plaza sin banderías políticas”, que se partió en la lucha del año pasado debido a la cooptación de sus principales dirigentes por parte del gobierno de Sáenz. Di Piazza ha desconocido las últimas convocatorias departamentales.

En departamentos como Los Andes, Cafayate, Cachi y Cerrillos, los activistas docentes también han comenzado a deliberar. Sin embargo, los sectores de Di Piazza y Gamboa, con preminencia en el valle de Lerma la primera y en el sur provincial el segundo, hasta ahora no se han posicionado por el no inicio de clases ni impulsan asambleas departamentales. Han sido conciliadores con los diferentes gobiernos y no admiten someterse regularmente al mandato de las bases.

Por su parte, el gobierno insiste en el desconocimiento de los autoconvocados y trata de cerrar un acuerdo con una intergremial docente absolutamente desprestigiada. En materia de salud se jacta de negociar con el gobierno condiciones de infraestructura y protocolos inviables a corto plazo, que es precisamente lo que está en discusión. Sin cambios reales a corto plazo no hay condiciones para la educación presencial, a corto plazo.

LEER MÁS

Del Plá se suma a la campaña de Sáenz por la presencialidad, escriben Gabriela Jorge y Violeta Gil

La ciencia advierte contra la vuelta a clases, escribe Joaquín Antúnez

Suscribite a Política Obrera