Daer, “presencialidad” en las escuelas y en las fábricas

Escribe Gustavo Quiroga

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace unos quince días la empresa Mondelez y el Stia Bs As (Daer) firmaron un acuerdo singular, sin intervención de sus trabajadores ni Comisión Interna. Por un lado, establece que el feriado por el Día Del Trabajador Alimenticio tendrá lugar “el día de comienzo de clases”, dando por descontado el regreso a las escuelas. Por el otro, dispone un préstamo que será depositado por defecto, a devolver en 9 meses, de 15 mil pesos, "para gastos que supone el inicio del ciclo lectivo", sin mencionar en ningún punto otro personal que el efectivo, o sea excluye a los tercerizados o tiempo parcial. De ésta forma la Verde, salteando a los trabajadores y en un acuerdo por empresa, encuentra la forma de sumarse a la campaña por el inicio presencial de clases que anunció Kicillof, a cambio de un préstamo.

Daer ha reclamado prioridad de vacunas para los trabajadores de riesgo de la alimentación. No es el único burócrata que lo hace, en consonancia con la campaña patronal, que reclama que se priorice las vacunas que alimenten la industria. Es evidente, sin embargo, que no les ha preocupado la salud, hasta ahora, lo que se manifiesta en protocolos que se incumplen para priorizar los ritmos y modos de trabajo. Además, como ocurre por ejemplo en Lodiser y en Metrovías, se está forzando la vuelta al trabajo de los mayores de 60.

La Naranja en la lista Bordó/Transparente/Naranja que se presenta en las próximas elecciones seccionales del STIA Buenos Aires plantea:

  • Cualquier acuerdo por empresa debe ser primero resuelto en asamblea de sus obreros. Ni "zonas liberadas" ni acuerdos a espaldas de los obreros. Respeto a la conquista que significa el Día del Trabajador Alimenticio para todos independientemente del tipo de contrato.
  • Protocolos de salud en cada empresa discutidos y resueltos por sus trabajadores. Reducción horaria sin afectar el salario, baja de los ritmos de producción.
  • Salario inicial igual al costo de la canasta familiar, que la actualización de marzo se discuta en cada fábrica y contemple la recuperación del salario perdido.
  • No a la vuelta a la presencialidad criminal que reclaman la patronal y los gobiernos locales y nacional. Satisfacción de los reclamos docentes.

Los obreros de la alimentación y de todo el país debemos intervenir en las coordinadoras que se están formando por el #NoInicio, pronunciarnos en cada fábrica hacia un movimiento nacional que lo reclame y rodear de solidaridad las luchas docentes.

Suscribite a Política Obrera