Subte: las concesiones a Metrovías y la "presencialidad" escolar

Escribe Matías Cisneros

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tras la huelga del subte de tres horas, en defensa de las licencias para los compañeros mayores de 60 años, la conducción del sindicato (AGTSyP) firmó un acuerdo con Metrovías sin consultar a las asambleas ni al cuerpo de delegados. El acuerdo, que la directiva presenta como un “triunfo”, establece sin embargo fuertes concesiones a la política aperturista de la patronal y de los gobiernos de Larreta y Fernández. La propia empresa se encargó de dejar asentado en el acta la necesidad de incrementar el transporte ante la reanudación de clases, que propician ambos gobiernos.

El acogimiento a la licencia por edad de riesgo es reconocido como “optativo” por parte del trabajador. La patronal impuso la revisión médica compulsiva de los trabajadores mayores de 60 años. Quienes pasen la prueba médica podrán ejercer la “opción”. Los mayores de 60 no han dejado, sin embargo, de ser población de riesgo después de una revisión. Lo que comenzó como un conflicto en el sector de tráfico queda planteado para todo el subte. Aceptar la variante “optativa” es un ataque a la irrenunciabilidad de derechos laborales. Es uno de los principios que las patronales pretenden liquidar con la reforma laboral. Es un paso al contrato individual o a medida. Así como nadie puede cobrar por debajo del convenio, y así como un trabajador enfermo debe guardar licencia sin que nadie pregunte si quiere trabajar a pesar de todo, las licencias por riesgos deben guardar los mismos criterios. La “optatividad” rompe la unidad colectiva y habilita las presiones y cooptaciones patronales para liquidar derechos.

Pero en cualquier caso, la “optatividad” es un fraude. ¿Por qué? Porque quienes vuelvan a trabajar volverán a cobrar el salario en blanco (remunerativo) y obtendrán el plus diario por traslado, que desde estas páginas denunciamos desde un principio como un ataque a las licencias por covid y a quienes mantienen retención de tareas por asbesto. La “optatividad” es una extorsión: el que se preserva pierde parte del salario, queda expuesto a los aprietes de RRHH. El acuerdo nada dice por escrito de los descuentos del 25% del salario a los compañeros mayores de 60 años que realizó la empresa y originó el paro general de 3 horas. De palabra, pagarían el viernes.

Esencialidad, vuelta a clases y acuerdo inconsulto

La ofensiva con eje en la vuelta a clases no afecta sólo a docentes, alumnos y sus familias, va contra las licencias a los trabajadores y sus familias, cuando aumenta la circulación del virus. La pandemia ya se llevó la vida de por lo menos 6 compañeros de base y 1 supervisor, y ha tenido un nivel de contagios en el Subte muy superior a la media nacional.

Con esta concesión de la directiva sindical, se fortalece la interpretación patronal del ambiguo decreto que determina que los mayores de 60 deben ir a trabajar, en los servicios tipificados como “esenciales”. Con este acuerdo, Larreta contará con un antecedente a favor para enviar a los docentes mayores de 60 a trabajar

La contundente huelga reciente demuestra las reservas de lucha del subte. La ofensiva aperturista de la empresa y el contenido del acuerdo obligan a una deliberación en todas las líneas. Necesitamos una política independiente de las patronales y los gobiernos. Y democracia sindical – que las bases decidan.

Suscribite a Política Obrera