Contrapunto sobre la presencialidad en las escuelas de Mar del Plata

Escriben Ernesto López y Fernanda Díaz

Tiempo de lectura: 4 minutos

En Mar del Plata hay una tendencia al no inicio de clases en la presencialidad. Luego de deliberar, así lo han manifestado los docentes públicamente a través de la elaboración de documentos y de pronunciamientos en los medios de comunicación, en las redes, en las jornadas institucionales que se llevaron a cabo los días 11 y 12 del corriente mes y firmando el petitorio virtual “Rechazando la presencialidad en pandemia”.

No es que la docencia ha optado por la virtualidad para enterrar la presencialidad. Afirmar esto es impresionismo puro orientado a cocinar un debate artificial. El cansancio existente por la virtualidad y la sobrecarga de trabajo, las consecuencias en la salud que ello ha producido, el desempleo y los programas precarizadores al cual tuvieron que acceder docentes y (y también auxiliares) debido a la falta de asambleas para tomar horas y cargos, sumado a los salarios de miseria con los que cuales han tenido que costear equipos y conectividad para desarrollar las clases; son pruebas elocuentes de una distorsión de la realidad.

Los oficialismos

Gobierno y oposición pretendieron colocar a la docencia y a las familias de estudiantes en la disyuntiva entre un regreso temerario y criminal, y la virtualidad. Apoyándose en algunos “intelectuales” y agrupamientos “científicos” siempre dispuestos a sostener y reproducir un sistema, que es de barbarie, lanzaron argumentos que rayan en la estupidez. Para conferir una imagen no criminal en el marco de la pandemia, se desenvuelve la campaña oficial del supuesto “regreso seguro” a las aulas, allí donde “estén dadas las condiciones”.

Por supuesto, la dirección de la CTERA y los gremios provinciales se han sumado a la campaña de los oficialismos. Las burocracias sindicales de todos los pelajes, que ha firmado protocolos y paritarias sin ningún tipo de mandato de sus afiliados, mandan a la docencia y estudiantes al matadero. Docentes y auxiliares a controlar que los protocolos se cumplan y si no; anoten y nosotros también anotamos que no hay condiciones, dicen.

¿Qué condiciones? No hace falta un examen ni un relevamiento exhaustivo de las escuelas públicas marplatenses para enterarse que las condiciones no están dadas por problemas de infraestructura. Falta de aulas acondicionadas para las clases con distanciamiento social, falta de gas, agua potable y cloacas, baños clausurados, filtraciones, escasa o nula ventilación y un largo etcétera. Sumemos la falta de auxiliares y de docentes. Todos estos problemas son conocidos y son parte de los reclamos que ya tienen décadas. Agreguemos en el medio de la pandemia, la escasa o nula entrega de insumos y elementos de higiene y seguridad personales para evitar los contagios: lavandina, alcohol en gel y al 70%, jabón, barbijos, mascarillas, termómetro.

El debate en el Frente Multicolor

El día previo a las jornadas instituciones del 11 y 12/2, tuvo lugar en Mar del Plata una reunión del Frente Multicolor. Las agrupaciones docentes orientadas por los partidos del FITU y quienes han seguido su planteo expusieron su negativa a llamar a un paro de no inicio en la presencialidad y propusieron convertir a las jornadas institucionales en asambleas y formar comités de seguridad e higiene para construir una presencialidad con condiciones. La agrupación marrón (PTS e independientes) planteó que había que exigirle a la burocracia celeste del Suteba que se ponga a la cabeza de exigir las condiciones y se cumpla con los protocolos; mientras que la fracción oficial de Tribuna Docente (PO fracción oficialista) expuso que llamar a un paro de no inicio implica no convocar a la docencia a organizarse para luchar contra el Estado fondomonetarista y ajustador. Por eso, argumentó, “lo que hacemos es un llamado a organizarnos para garantizar las condiciones, debatir un plan de lucha y no legitimar el discurso del gobierno contra la docencia”. En el mismo sentido se expresaron la lista gris (NMAS) y la agrupación Roberto Santoro, sobre construir una presencialidad segura, dado que la virtualidad no va más y es necesario hacer una experiencia con la presencialidad.

Tribuna Docente Tendencia (tendencia del Partido Obrero) planteo el llamado a organizarse en las escuelas para construir el paro de no inicio, impulsando pronunciamientos públicos y asambleas de docentes y auxiliares. Señaló también la adaptación del Frente Multicolor al discurso y a la política gubernamental y con ello su adhesión a la burocracia celeste y su programa de “regreso seguro a las escuelas”.

El Frente Multicolor en Mar del Plata, como en la mayoría de los distritos de la provincia incluso en aquellos donde conduce, se adaptó a la política de la “presencialidad segura” en pandemia, que es el planteo de las patronales. Las agrupaciones docentes del FITU renunciaron a un programa socialista para la educación, pero de conjunto, el Frente ha dejado sin respuestas al problema que, con claridad meridiana, expresan los trabajadores de la educación: la divisoria entre la vida y la muerte.

La pelea contra “la presencialidad”, el reclamo salarial y por las condiciones de trabajo, ocupan un lugar destacado en el desenvolvimiento de esta lucha que se abre paso en la ciudad, y en el resto del país y el mundo. Al cierre de esta nota, los trabajadores de la educación buscan y despliegan una serie de estrategias para no concurrir a las escuelas: hacen notas y actas denunciando el estado deplorable de los edificios, la no entrega de elementos de resguardo para la salud y el incumplimiento general del protocolo que el propio Estado exige y viola. Difunden en redes y envían a medios de comunicación radiales y televisivos las denuncias. No convalidan poner en riesgo la salud y la vida.

Por eso, la tarea es el boicot a la presencialidad en pandemia: paro de no al inicio de clases presenciales en estas condiciones. Campaña de vacunación para todos los trabajadores de la educación, plan de obras para todas las escuelas de la provincia. Defensa del estatuto docente: basta de precarización laboral con los programas ATR, Fines y Piedas. Actos públicos para la cobertura de cargos y horas/módulos. Entrega de equipos y conectividad gratuitos para estudiantes y docentes.

LEER MÁS

Cierre de Jorge Altamira en la 1° Conferencia Nacional de Tribuna Docente (Tendencia)

Suscribite a Política Obrera