Pronunciamiento de trabajadores del hospital Mercante contra las clases presenciales

Escribe Cuerpo gremial ATE “Lista Negra” Hospital Domingo Mercante de José C. Paz

Tiempo de lectura: 2 minutos

La apertura y el inicio de clases que vienen planteando tanto el gobierno nacional como provincial, provocará sin duda un aumento en la ola de contagios, tal como ha sucedido por ejemplo en Francia y España, para citar entre varios otros países. La situación catastrófica material, de infraestructura de los colegios dentro del conurbano expone claramente una falta de interés y planificación para un regreso “seguro” a la presencialidad en las aulas. Como trabajadores sanitarios corremos con “ventaja” sabiendo de antemano las medidas y pautas que se encuadran dentro de los Protocolos: estos fueron inviables para los “esenciales” debido a la imposibilidad de aplicarlos dentro de un vaciamiento hospitalario y de abandono por parte de las políticas públicas; además, los sanitaristas tenemos multiempleo, padecemos y sostenemos salarios de miseria y por debajo del costo de la canasta, lo que vulnera aún más nuestros sistemas inmunes por sobrecargas laborales y excedentes de pacientes. En medio de una crisis sanitaria mundial, la creación de los protocolos a cargo del Estado aseguraron la continuidad laboral de los “trabajadores esenciales” como primera medida, mientras que los sectores empresariales se negaron sistemáticamente a cerrar sus fábricas ni un solo día para no dejar de enriquecerse, vulnerando protocolos y recibiendo incluso ayuda financiera del gobierno, mientras que a nosotros, como “reconocimiento a nuestro heroísmo”, se nos otorgó un mísero bono, en tanto que la cifra de compañeros convalecientes y fallecidos subía al ritmo de la ola pandémica llevándose la VIDA DE MAS DE 400 TRABAJADORES ESENCIALES. La promesa en la recomposición del recurso humano fue INSUFICIENTE Y LLENA DE PRECARIEDAD LABORAL; tanto es así que, al día de hoy, ese personal se encuentra AÚN sin haber sido nombrado, debiendo agregar que la mayoría aún no nos hallamos inmunizados. Las medidas que aseguraron y afianzaron nuestra defensa y garantía de nuestra propia salud, fueron tomadas por los trabajadores en Asambleas, votando a no trabajar sin los EPP, creando un Comité a cargo de los mismos para hacer el seguimiento real de los contagios, el control en la falta de los EPP, a solicitar incluso donaciones.

Las radios abiertas, comunicados a la población, abrazos y cortes nos han convencido que sin la Unidad y participación colectiva de los trabajadores tanto de las áreas salud y educación, NO se podrá lograr lo necesario para protegernos de enfermar y evitar que seamos vectores de transmisión del virus tanto para nuestros pacientes, familia, alumnos y comunidad en general. Frente a la situación de crisis sanitaria que padecimos los sanitaristas y que aún lejos de finalizar sabemos que llegará una 2° y 3° ola; la que en términos epidemiológicos se verá favorecida a aumentar contagios y transmisión frente a la presencialidad en las aulas, convirtiendo a los intervinientes en vectores para la transmisión. Consideramos que el riesgo en la diseminación del virus se verá relacionada directamente al inicio de las clases con presencialidad; lo que ocasionará, nuevamente, otro año de colapso sanitario disparando las cifras de muertes y enfermos.

Por todo esto nos posicionamos directamente y decimos: NO AL INICIO DE CLASES CON PRESENCIALIDAD, que se mantenga la virtualidad hasta que se aseguren las condiciones edilicias, humanas y de infraestructura, y se elaboren protocolos aplicables a asegurar la salud y seguridad de los niños, maestros y familias.

Suscribite a Política Obrera