Bagley suspende a todos sus trabajadores en Córdoba

Escribe Valeria López Olivera

Tiempo de lectura: 2 minutos

La planta cordobesa ubicada la zona norte de la ciudad de Córdoba, decidió suspender a 370 operarios, que recibirán 75 % del salario bruto, luego de que la empresa haya acumulado stock de sus productos.

Bagley perteneciente al grupo Arcor-Danone, y es una de las principales empresas del sector . Además de la planta de la capital cordobesa, se le suman cuatro plantas más distribuidas en Villa del Totoral, Villa Mercedes y el Salto en nuestro país. Así también orienta dos plantas en Brasil y una en Chile, que destacan su monopolio a nivel regional.

Cabe destacar que la multinacional desde la crisis del 2002 hasta el 2018 tuvo un balance comercial positivo creciente. Y sumado a eso que desde el 2015 a Mayo de 2019 desembolsó en tramos la suma total de 90 millones de dólares por el 47 % de las acciones de Mastellone, líder en el sector lácteo. El cual entre el 2020 y 2025 piensa quedarse con el 100 % de la empresa (cronista 25-10-19).

Por su parte Bagley-Arcor aduce crisis por la caída del consumo interno en el sector alimenticio. Según la UIA, en Noviembre se registró una caída del 3 %, que en el acumulado a hasta esa fecha arrojó un 7 % total en 2019. Sin embargo, el ingreso en el balance comercial se dio principalmente por las exportaciones en divisas llegando a ser el 34 % de ganancia consolidada.

La empresa alimenticia a raíz de todo esto ha obligado a un "adelantamiento de vacaciones" consensuada de manera directa con la burocracia sindical del STIA que dirige Morcillo. Las suspensiones serán por dos semanas retomando la producción los primeros días de febrero.

Esto ya habría ocurrido en noviembre del año pasado, cuando la empresa había adelantado vacaciones a la mayoría de sus empleados, también con la entrega de la burocracia sindical . El creciente monopolio del grupo Bagley-Arcor fue siempre a expensas de las de los trabajadores, condiciones de trabajo y remuneración. Ahora se apresta a una confiscación salarial con las suspensiones, que no es más que la confiscación de "la vida" de los trabajadores y sus familias.

El manejo a discreción de la patronal de la producción no puede ser sostenida bajo ningún aspecto, por el adelantamiento de las vacaciones, que encima, se dan sin tener en cuenta el plazo de anticipo, violando el convenio colectivo de trabajo. La "pérdida" comercial de la patronal no puede ser nunca bajo la confiscación del salario por la suspensiones. Como por el contrario la ganancia no es absorbida de igual manera en la remuneración de los trabajadores.

Este escenario arroja varias conclusiones sobre la crisis en el sector. Los trabajadores debemos colocar en primer lugar nuestras necesidades, fortalecer nuestras armas de lucha dentro y fuera del lugar de trabajo, para conquistarlas. Y así avanzar una salida de los trabajadores frente a la crisis.

Suscribite a Política Obrera