Aprietes en CABA a docentes que se organizan contra la presencialidad pandémica

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 3 minutos

La docencia porteña está denunciando diferentes tipos de apriete y violencia por parte de los funcionarios del Ministerio de Educación que conduce Soledad Acuña. El objetivo de esta presión y persecución patronal es garantizar una apertura total del sistema educativo sin cumplir ni siquiera los estándares de los protocolos que ellos mismos diseñaron.

El caso más resonante fue el denunciado por familias y estudiantes de la Escuela de Cerámica Nº 1, quienes denunciaron, a través de un comunicado, que el día lunes 22 de febrero por la mañana, durante el horario escolar el funcionario Claudio Messina, asesor de la Dirección de Educación Artística a cargo de Ada Rissetto, junto a la agente María Fernanda Forte, quien se presentó por tercera vez consecutiva en la escuela, ejercieron violencia de género e institucional sobre la directora y la psicóloga de la institución con el objetivo de hostigar a la conducción para imponer el 100% de presencialidad de estudiantes y docentes, sin importarles el riesgo que esto implica, bajo el argumento de que “5 o 7 chicos en el aula no les rinde”. Los allí presentes -docentes y estudiantes- observaron perplejos cómo los funcionarios le colocaban un teléfono en la cara a la directora para que sea increpada por Rissetto, rompiendo todo distanciamiento, y a los gritos la instaban a cambiar el plan de presencialidad presentado por la escuela al Ministerio. Tampoco pudo labrarse un acta de lo acontecido. Al mismo tiempo, en el comunicado, los y las docentes de la institución denunciaron las condiciones inseguras en las que están yendo a trabajar. En un gremio altamente feminizado como es la docencia, desde el cual, a base de lucha, hemos conseguido arrancarle al Estado una licencia por violencia de género, este tipo de situaciones son totalmente repudiables. Por eso este 8 de marzo, las trabajadoras de la educación junto a nuestros compañeros, estaremos en las calles para plantarnos una vez más contra todo tipo de violencia – especialmente la violencia del Estado.

Por otra parte, más de 100 familias de la Escuela Normal Superior Nº2 "Mariano Acosta" firmaron una carta rechazando la modificación inconsulta y arbitraria del cronograma que había sido convenido entre la Dirección y las familias. La propuesta de la comunidad educativa consistía en un cronograma bimodal de asistencia que articula clases presenciales con clases virtuales para ofrecer una propuesta pedagógica sustentable y preservar la salud y la vida de estudiantes, así como de los trabajadores docentes y no docentes.

En este cuadro, la brecha educativa se profundiza porque la política de presencialidad bajo cualquier condición no deja espacio para que los cuerpos docentes puedan brindar una propuesta de virtualidad para los estudiantes exceptuados. Esta situación va de la mano de la falta de docentes, ya que numerosos grupos de estudiantes han sido convocados a las aulas sin tener docente asignado debido a que, tras la disolución de la junta de clasificación, los actos públicos están muy cuestionados – el sistema online es complejo, de difícil acceso, poco transparente y los actos no se publicitan con la debida anticipación. En este marco, el pasado miércoles 24 de febrero, más de 370 cargos docentes quedaron remanentes en los actos públicos de la Ciudad de Buenos Aires. A esta faltante de maestros y maestras, se le suma la falta de presupuesto destinado a dotar, tanto al personal docente como a los estudiantes, de los recursos necesarios para la virtualidad (equipos tecnológicos, conectividad).

Lo criminalidad de este plan de apertura que viene denunciando la docencia está quedando en evidencia: desde el inicio de las clases presenciales, el 8 de febrero pasado, 88 “burbujas” escolares fueron aisladas -43 fueron aisladas y las otras 48 quedaron sin actividad- y se registraron 304 casos positivos de coronavirus entre docentes y no docentes. (Télam, 25/2).

Impulsemos en cada escuela y distrito el paro del 1 de marzo en el marco de la jornada de lucha convocada por Ademys en CABA, por las seccionales opositoras de CTERA de los Suteba multicolores de Provincia de Buenos Aires y otras provincias del país.

Suscribite a Política Obrera