Siderar, planta Canning, volvió a la huelga indefinida

Escribe Fabián Cañete

Tiempo de lectura: 2 minutos

La lucha de los 300 obreros de Siderar, planta Canning, lleva casi un mes; se inició con una votación en asamblea a principios del mes de febrero, cuando la patronal continuó con su política de no abonar los incrementos salariales correspondientes a la rama 17 de la Uom (rama metalúrgica). S trata de una intención recurrente para pasar a los trabajadores de esta planta a la rama 21 (siderúrgica), tal como ha logrado imponer en las otras plantas del grupo. En esa asamblea saltaron un conjunto de reclamos de los trabajadores sobre atropellos de la patronal, en lo salarial y lo estrictamente laboral, y respecto del comportamiento de la empresa en la cuarentena por la pandemia; esos reclamos han sido puestos en un pliego reivindicativo. Apenas lanzada la huelga el ministerio de Trabajo del ‘soviético’ Kicillof decretó la conciliación obligatoria. Con el correr de los días no se observó ningún interés de la patronal para atender los reclamos. El 11 de febrero se volvió a la huelga.

La patronal respondió con una serie de despidos, que llegan a 35. La Uom restó todo apoyo a la lucha con el argumento de que "rompieron la conciliación obligatoria", que no conducía, sin embargo, a ninguna ‘conciliación’. La Uom sigue sin movilizar al sindicato en apoyo a la huelga, ni convocó al cuerpo de delegados. La Justicia y la Policía amenazan con reprimir la huelga y el bloqueo de la planta.

Finalmente, una asamblea muy pareja y dividida votó volver a la conciliación, con todos los despedidos adentro. En esa asamblea un sector importante de trabajadores se expresó por continuar la huelga. Ha habido un incesante desfile en el acampe de delegaciones sindicales, sociales y políticas en apoyo a los trabajadores y sus familias; el día sábado compartieron la jornada con almuerzo, mateada y charlas, y la actuación de bandas de rock.

Llegado el fin de la nueva conciliación obligatoria la empresa no presentó nada escrito, solo de palabra que aceptaría transitoriamente seguir en la rama 17 y el pago de adicionales, no así el pago al 100 extra para los sábados desde las 14 hs y los domingos, que es un derecho constitucional; la empresa quiere "dejar ese punto las próximas paritarias". Ante esta situación, la asamblea de fábrica reunida el martes 2 de marzo rechazó por amplia mayoría extender la conciliación obligatoria propuesta por el ministerio de Trabajo y votó volver a la huelga indefinida hasta la satisfacción de todos los reclamos.

Militantes de la Tendencia del Partido Obrero hemos acercado nuestra solidaridad y difundido en la zona y nacionalmente el conflicto; y nos ponemos a disposición de los obreros en lucha.

¡Todo el apoyo a los trabajadores de Siderar (Canning) hasta la satisfacción de sus reclamos!

Suscribite a Política Obrera