La “huella” de CTERA para hundir el salario docente

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 2 minutos

Sonia Alesso, titular de CTERA, ha señalado que la reciente paritaria nacional docente, firmada entre gallos y medianoche, dejara “huella”. El cierre intempestivo se hizo en las vísperas de paros de gremios y autoconvocatorias docentes en más de 15 provincias del país el pasado 1ro de Marzo. Firmar una paritaria nacional cuando la docencia está reclamando por salario y por condiciones para no propagar el COVID en las escuelas es en verdad intentar pisotear la lucha y consagrar una pauta de desvalorización salarial.

El 34,5% en cuotas que ofreció el gobierno condena a la docencia del país a un piso salarial de pobreza y colocar el salario otra vez por debajo de la inflación prevista para el 2021 que llega al 50% según lo difundido el Banco Central de Argentina. CTERA compara el porcentaje con el 29% de pauta inflacionaria establecida por el propio gobierno que está siendo rápidamente descartada por la realidad. Según reciente indicadores “tras la inflación de enero del 4%, la posibilidad de alcanzar la meta del 29% anual depende de que el guarismo mensual no supere el 2% en los once meses restantes. Por lo pronto, esos dos puntos en febrero quedarían muy sobrepasados dado que las previsiones de varios consultores económicos anticipan una inflación del segundo mes del año en el orden del 3,5%” (perfil, 5/3).

Luego, ¿qué significa el 34,5%? De marzo a septiembre serán $3500 nuevos, es decir, ¡$500! por mes. Siguen integrando estos aumentos las cifras no remunerativas como el Fondo de Incentivo Docente (FONID) y montos destinados al material didáctico y a la conectividad.

En Pagina 12 se ha destacado que la paritaria es “corta” y que “responde en los hechos al pedido de los gremios sobre el piso de aumento en función de la inflación”. Pero si ante un acuerdo que se acaba de firmar ya se pide agregar una reapertura de la paritaria por inflación, lo que se debe hacer es un ajuste automático por inflación o “cláusula gatillo”. CTERA firma conscientemente a la baja y celebra que ¡en Noviembre! se re abriría la paritaria en medio de una inflación galopante.

A pesar de esta agachada de CTERA, numerosas provincias fueron al paro y algunas continúan en pie de lucha por el salario como es el caso de Neuquén, Rio Negro, Santa Cruz, Entre Ríos, Chaco y Mendoza. Las autoconvocatorias son cada vez más importantes, y realizan aquello que la burocracia no quiere hacer: asambleas, plenarios y congresos de base. Mientras continua la lucha por defender la vida ante la propagación de casos de COVID que tienen lugar en las escuelas y que ya se ha cobrado la vida de docentes (Jujuy, Baradero en Buenos Aires) con una vacunación incipiente en todo el país, está planteada extender la enorme lucha en curso por defender el salario en todo el país.

Aumento mínimo de salario del 50%, en blanco. Salario mínimo igual a la canasta familiar, actualizado por inflación.

Suscribite a Política Obrera