La huelga de la CGT-San Lorenzo, replantea la ocupación y nacionalización de Buyatti y Vicentin

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

La CGT de San Lorenzo votó una huelga de 24 horas para hoy -viernes 19- a raíz del cierre y de los despidos en la planta aceitera Buyatti. La medida involucra en primer lugar a las aceiteras del Cordón Industrial, a importantes terminales portuarias y a varios sindicatos. Desde la CGT adelantaron que el próximo lunes se efectuará una asamblea en las puertas de la planta, en la que evaluarán el conflicto y los pasos a seguir. El Sindicato Aceitero (SOEA) reclama el cobro de la totalidad de las indemnizaciones. En esta ocasión no reivindica la nacionalización de la empresa, como cuando apoyó el proyecto de ley de nacionalización de Vicentín. La Justicia volverá a actuar para poner a los obreros en la cola de los acreedores de la quiebra.

La intervención de la CGT es tardía. Buyatti tiene tres plantas, una en Reconquista, otra desmotadora de algodón en Chaco y la tercera en Puerto Gral. San Martín. El actual conflicto, en esta última, comenzó hace tres años cuando la patronal presentó un procedimiento preventivo de crisis.

Pablo Reguera el secretario general del SOEA, convino con este “procedimiento preventivo”. Los aceiteros de Buyatti pagaron las consecuencias, porque enseguida vieron reducidos los salarios nominales en un 30%, para "colaborar" con una "salida". Cuando llegó el cierre el sindicato se acomodó a otra llamada "solución" - las indemnizaciones en cuotas, con final infeliz.

En lugar de enfrentar el vaciamiento de Buyatti con una ocupación de la planta y el reclamo de la nacionalización de la empresa, el sindicato apuntó a crear una cooperativa con los fondos de los indemnizados. Ahora impulsa la tercerización de la planta a una aceitera con puerto propio, que destinaría la recaudación al pago de los vaciadores y de los acreedores capitalistas. Buyatti tiene lazos financieros con el grupo Vicentin, que se ha beneficiado recientemente con un acuerdo de capitalización de deudas, que incluye al Banco Nación. Los trabajadores de Buyatti son altamente especializados.

Las direcciones de los sindicatos del Aceite no están dispuestas a admitir el fracaso de las iniciativas previas del gobierno, y lo acompañan ahora en el Plan Estratégico que ha elaborado con el Consejo Agro-Industrial.

Llamamos a debatir a fondo la necesidad de proceder a la ocupación de Buyatti, con el apoyo huelguístico del Cordón, y plantear como consigna central: estatizar toda fábrica que despida o cierre.

Suscribite a Política Obrera