Rosario de Lerma: los obreros de Massalin marchan por el salario y contra los aprietes de la patronal

Escribe Olga Céspedes

Tiempo de lectura: 2 minutos

La huelga de los obreros de Massalin Particulares de la localidad de Rosario de Lerma, Salta, continúa en pie de lucha. Ante las maniobras y aprietes por parte de la patronal -que cuenta con la venia del Ministerio de Trabajo de Nación-, en asamblea extraordinaria los obreros han decidido continuar con la medida de fuerza y marchar este lunes 22 en la localidad del valle de Lerma.

Desde el miércoles pasado, los obreros, afiliados al sindicato del obrero del tabaco (SOT), se encuentran en huelga por tiempo indeterminado en reclamo del aumento salarial del 42% conquistado en las otras empresas del tabaco como Alliance One, Tabes y Coprotab. Apenas iniciada la huelga, los obreros han recibido todo tipo de aprietes y amenazas por parte de la patronal con la colaboración de la directiva del sindicato SUETRA, que sólo afilia a los empleados de planta permanente de la fábrica.

Las maniobras

La patronal ha recurrido al Ministerio de Trabajo de Nación para tratar de quebrar la huelga y no dar el aumento del 42% que los trabajadores reclaman. El ministerio ha dictado la conciliación obligatoria sobre un petitorio en conflicto ya liberado por la Secretaría de Trabajo provincial, que oficia de delegación del ministerio nacional con facultades para obrar sobre las conciliaciones obligatorias. Por lo tanto, este dictamen es improcedente. Fue rechazado por el cuerpo de delegados de la comisión interna, que ratificó la medida de fuerza. Los socios políticos de la patronal en el gobierno están jugados a sostener la pulseada a favor de la patronal negrera para no resolver el conflicto ni otorgar el aumento del 42% al salario.

Los aprietes

La patronal intenta dividir y confundir a los trabajadores, amenazando con descuentos en nombre de la supuesta conciliación obligatoria amañada por Nación. Con la colaboración de la dirección de SUETRA, pretenden confrontar a los trabajadores de planta con los obreros temporarios, aduciendo que por la huelga ellos están en riesgo de perder sus trabajos, llamándolos a firmar ante escribano, en los ingresos a la planta, una declaración donde acusa a la huelga de no poder continuar con la producción. Un lock out patronal en puertas, con la complicidad de la burocracia sindical. Sin embargo, esto ha sido rechazado por un importante sector de los trabajadores afiliado al SUETRA, que repudian este accionar.

El triunfo de la huelga dependerá de la relación de fuerzas. Para quebrar los aprietes y maniobras, es necesario una asamblea general de todos los obreros del tabaco de las distintas empresas que resuelva la huelga general en la rama para imponer los reclamos. El pueblo de Rosario de Lerma y el valle debe apoyar la movilización de las familias obreras, cuya mayoría vive de la actividad tabacalera, monopolio de los terratenientes.

Suscribite a Política Obrera