Rodeemos de solidaridad la lucha de los camioneros de la ex Walmart

Escribe Julio G.

Tiempo de lectura: 2 minutos

La semana pasada, los trabajadores de la logística Walmart, ubicada en la localidad de Moreno del Gran Buenos Aires, emprendieron una lucha estratégica para los camioneros y trabajadores del país.

La patronal yanqui vendió, a fines de 2020, el 100% de su paquete accionario al Grupo De Narváez quien ahora gestiona una empresa con 24.500 trabajadores y con presencia en 9 países. Con la compra de Walmart, el Grupo De Narváez controla en Argentina 31 hipermercados, 52 supermercados, 8 mini-mercados y una logística propia que abastecen a todas esas bocas de expendio. La compra de Walmart según varios diarios especializados se hizo por 44 millones de dólares lo cual representa una cifra ridícula a pesar de la devaluación del peso.

En el cambio de manos de una empresa a otra, los trabajadores camioneros impusieron el resguardo de todos los puestos de trabajo y el respeto de todas las conquistas laborales adquiridas como la antigüedad, la jornada de trabajo y todas las conquistas logradas por la Comisión Interna.

Sin embargo, los trabajadores de la logística en Walmart, ahora Dorinka, emprendieron una lucha fundamental para el gremio de Camioneros y para todo el movimiento obrero. Los trabajadores reclaman el pago de las indemnizaciones por el cambio de firma. De Narváez pretende desconocer este derecho adquirido por los trabajadores. En este marco, los trabajadores decidieron, en asamblea general, emprender un fabuloso quite de colaboración contra el nuevo patrón “nacional y popular”. Hace una semana se trabaja a "desgano", lo cual golpea severamente la producción de la logística. Los trabajadores realizan asambleas todos los días para evaluar el curso de la lucha y luego de cumplir su turno hacen el aguante en el acampe montado en la puerta de la logística.

El derecho a ser indemnizado ante un cambio de firma es una inmensa conquista de los trabajadores Camioneros resultado de décadas de luchas que tienen su punto de arranque en los años '90. Las patronales, amparadas en las contra-reformas laborales menemistas, cambiaban de razón social como quien cambia de medias para no reconocer derechos adquiridos por los trabajadores como la estabilidad laboral y la antigüedad. En el salario conformado el ítem antigüedad es muy importante en muchos gremios.

Si los obreros de la logística ex Walmart ganan esta lucha, gana todo el movimiento obrero porque abre una perspectiva en otros gremios para luchar contra este tipo de fraudes laborales tan comunes, por ejemplo, en el gremio de la construcción donde los obreros en 20 años de trabajo pasan por 8-10 empresas “diferentes” que pertenecen al mismo capital y en esos traspasos pierden la antigüedad y la estabilidad laboral.

Suscribite a Política Obrera