Orán: trabajadores de la salud cortan la ruta 50

Escribe Violeta Gil

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los trabajadores de la salud del hospital San Vicente de Paul de la ciudad de Orán cumplieron el segundo día de corte y movilización en la ruta 50 contra la precarización estatal. Reclaman el pase a planta permanente de trabajadores que están bajo contratos hace más de 10 años y aquellos que se vencen a fin de mes. También exigen el pago de los salarios adeudados durante 5 meses.

La crisis que exacerba la pandemia no da tregua al gobierno salteño y a su ministro de salud, Juan José Esteban. Los trabajadores de la salud del hospital local de la Orán han dado muestra de batalla en defensa del sistema de salud público. La rebelión del año pasado que derribó a la ex ministra de salud, Josefina Medrano, sigue latente. La precarización laboral, el vaciamiento del nosocomio y el colapso sanitario ha colocado a los trabajadores en la necesidad de continuar la lucha. La gerente del hospital oranense, Gladys Laime, declaró que tienen más monotributistas y proveedores, confesando la precarización y negreo.

El hospital se encuentra en crisis profunda. Los techos se caen a pedazos, el sistema eléctrico es precario y no hay mantenimiento, las salas se inundan con las lluvias. Hay 30 pacientes para un enfermero y para 286 camas las que ya están casi al máximo de ocupación. Sólo se han enviado 9 profesionales, en negro, para “reforzar". El ministro de salud se niega a pasar a planta permanente. Declaró que “allí se firmó un acta acuerdo para que no ingrese más personal al hospital” (El Expresso, 30/3).

Los contagios van en ascenso en la provincia y superan los 150 por día con las camas de UTI ocupadas entre 80 y 90%. Laime, se sincera y dice que no se hace nada con los asintomáticos, ni testeo ni nada. La presencialidad ha fracasado no solo porque no se pudieron abrir todas las escuelas sino por el creciente nivel de contagios entre alumnos y docentes, solo en Tartagal hay 150 niños aislados por posible contagio de Covid-19. Mientras, Sáenz se niega a restringir la circulación social, dando vía libre al virus que afecta a las masas trabajadoras.

Es necesario que todos los trabajadores del departamento de Orán acompañen la lucha de los trabajadores de la salud para dar el puntapié por el equipamiento del hospital ante una nueva ola de covid- 19 ya en curso, garantizando los insumos y oxígeno necesario, la reducción laboral del personal a 6 horas sin afectar el salario y el pase a planta de los contratados. La triplicación de camas de terapia intermedia e intensiva, vacunación y testeos masivos. En este escenario hay que ir por la centralización de las clínicas e institutos de salud privados y el control obrero del sistema. Suspensión de toda actividad que no sea esencial y el subsidio a todos los desocupados y sin trabajo para terminar con el bagayeo.

Suscribite a Política Obrera