Neuquén: rebelión de los trabajadores de la salud

Escribe Iván Marín

Tiempo de lectura: 3 minutos

Durante 13 horas trabajadores de la salud autoconvocados de Neuquén cortaron la Ruta 22, a la altura de Arroyito, conocida como la ruta del turismo, por ser la principal vía desde la capital de la provincia hacia localidades cordilleranas como San Martín de los Andes, Junín de los Andes o Villa La Angostura. Exigen una recomposición salarial acorde a la inflación. Durante el corte algunos turistas realizaron un contra piquete, para no dejar pasar a las ambulancias, únicos vehículos habilitados a circular, nos informa Inés Mansilla, enfermera del hospital Castro Rendón, el principal de la provincia. Las conducciones provinciales de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) y de UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación), firmaron “aumento” salarial del 12%.

“Hace aproximadamente 45 días nos desayunamos con que los gremios que nos representaban, que eran ATE y UPCN, se sentaron en una mesa salarial con el Gobierno y acordaron un aumento para salud pública de un 12% inicialmente, con dos sumas en negro de $7.500”, señala Mansilla. Y, aclara: “Nosotros previo a esto habíamos tenido asambleas. El mandato de casi el 90% de las asambleas había sido rechazar este aumento por considerarlo una falta de respeto e irrisorio”. Esta decisión se tomó en un plenario de delegados que, según las bases, no representan proporcionalmente al conjunto de los trabajadores ya que hospitales con miles de trabajadores tienen la misma representación que centros de salud más chicos. “El Castro Rendón, con 2600 trabajadores, tiene exactamente la misma cantidad de votos que centros de salud más pequeños. O sea, un voto de mandato”, afirma.

Ante esta decisión de espalda a los trabajadores, las bases comenzaron a autoconvocarse y a llevar adelante medidas de fuerza en toda la provincia. Desde el primero de marzo solo se cubren guardias mínimas y se realizan marchas, festivales, volanteadas y acciones en las rutas. Mansilla recalca que el acompañamiento de la comunidad viene siendo enorme. Este escenario hizo que el gobierno a cargo de Omar Gutiérrez y las conducciones sindicales se volviesen a reunir y llegaran a un nuevo acuerdo del 15%, aunque esta vez sin la más mínima discusión con las bases.

Mansilla informa que los autoconvocados aprovechan una interna entre las conducciones provincial y nacional de ATE. “Nosotros nos hemos dado cuenta que quedamos en el medio de una interna, que se ve que es de vieja data”, dice, y prosigue: “ATE provincial desconoce a Salud Autoconvocada. Ellos deciden no apoyarnos en esta lucha. Entonces, no nos quedó otra que recurrir a ATE nacional, el que anda con nosotros para todos lados es Marcote (Guillermo)”. El secretario General de ATE Neuquén es Carlos Quintriqueo.

“Nos estamos reuniendo una vez por semana en asambleas interhospitalarias para que la gente de todos los lugares de Neuquén traiga mandatos de asamblea que se charlan en su lugar de trabajo”, informa respecto al método que utilizan para tomar las decisiones. Y adelanta que el próximo lunes a las 10 de la mañana se discutirá, entre otras cosas, la exigencia de un paro nacional para el miércoles de esa semana. Para ese mismo lunes “gente del pueblo de Neuquén está convocando para una marcha en abrazo al sistema de salud”, señala.

Debido la posibilidad de que el Gobierno descuente los días de paro, impulsan un fondo de huelga, que también se utiliza para hacer volantes, pecheras y banderas. Este sábado 3 de abril en la plaza de Boca, donde funciona una feria, en el que participarán varios artistas.

Ante la inminencia de la segunda ola del Covid-19, Mansilla denuncia que las conducciones sindicales no los defiende ni a nivel salarial ni en las condiciones laborales: “¡Cómo puede ser que la mitad del personal de salud aun no tenga la segunda dosis de la vacuna!”, exclama indignada. Es que el gobierno provincial decidió suspender la segunda dosis también al personal de la sanidad. Estas recurrentes prácticas pro patronales de las burocracias sindicales no fueron gratis: “En muchas asambleas fueron expulsados porque les han dicho que nos entregaron”, informa.

Suscribite a Política Obrera