Conadu Histórica debe imponer la suspensión de las clases presenciales

Escribe Diego Toscano

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Plenario de Secretarías Generales de Conadu Histórica fue nuevamente la caja de resonancia del principal debate que recorre a la clase obrera en este momento: el descontrol de la pandemia, la crisis de las vacunas y la lucha por defender la salud y las condiciones de vida de las y los trabajadores.

Aunque la conducción de Conadu Histórica (PCR/VerdeATE) ha evitado tomar una posición sobre el tema de la presencialidad con el argumento de que la situación es distinta en cada provincia y universidad y de que hay sectores de la docencia universitaria que “quieren volver a la presencialidad o están cansados de la virtualidad”, el tema fue instalado por las huelgas contra la presencialidad que está desarrollándose en Bahía Blanca, Tucumán y los colegios preuniversitarios de la UBA.

Desde el 15 de marzo, ADUNS (Bahía Blanca) viene sosteniendo una suspensión de las actividades presenciales por la falta de condiciones para volver a las aulas. El paro presencial ha enfrentado las presiones de las autoridades de la Universidad Nacional del Sur y grupos organizados de padres que insisten con el retorno a las clases presenciales.

ADIUNT, por su parte, viene desarrollando una intensa campaña contra la presencialidad y ha llevado adelante un paro de 72 horas en el inicio de clases de algunas escuelas y ahora votado la suspensión de las clases presenciales a partir del lunes 12. Enfrenta también la posición de las autoridades a quebrar la huelga mediante aprietes y amenazas de descuento.

En el Colegio Nacional Buenos Aires y también en el Pellegrini, las asambleas docentes han decidido suspender las clases presenciales.

Ante los planteos de pronunciamientos y acompañamiento de estas huelgas por parte de la Federación, sectores vinculados a la conducción se opusieron: la representación de ADUL (Litoral/Lista Verde), por ejemplo, enfrentó el reclamo argumentando el apoyo de sus bases a las clases presenciales. La representación de ADUNC (Comahue/PCR) también esgrimió argumentos similares.

El Plenario, finalmente, se pronunció en “respaldo a los reclamos y medidas de lucha de las y los docentes preuniversitarios de los Colegios dependientes de la Universidad Nacional de Buenos Aires, Universidad Nacional del Sur y Universidad Nacional de Tucumán, que están en lucha rechazando la imposición de las clases presenciales, sin las adecuadas condiciones sanitarias en dichos colegios” y pospuso para el próximo plenario un debate sobre la suspensión de las clases presenciales, atendiendo “a la modificación de las condiciones epidemiológicas”.

Desde la Agrupación Naranja Tendencia llamamos a la docencia de todo el país a deliberar y a organizarse para imponer la suspensión de la presencialidad criminal que están llevando adelante el gobierno y los rectores. La Conadu H votó un paro de 48 horas para esta semana en el marco de un plan de lucha por la cuestión salarial. En necesario estas jornadas de huelga no solo para reforzar el justo reclamo salarial sino para desenvolver una acción enérgica en defensa de nuestra salud y de nuestras vidas. Por la suspensión de las clases presenciales, por la plena cobertura de salud en todas las obras sociales universitarias, por el pleno respeto al CCT y a las dispensas laborales, por el rechazo a la devaluación salarial que quiere imponer el gobierno de la mano del FMI: $60.000 para el cargo testigo.

¡Suspensión de las clases presenciales YA!

Suscribite a Política Obrera