Neuquén: el elefante que se subleva contra el estado pandémico-patronal

Escribe Marcela Poblete

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las declaraciones del Secretario General de Ate Neuquén Carlos Quintriqueo, subestimando la organización de los autoconvocados, crearon el estandarte que representa a la lucha del sector salud en la provincia – un elefante. El 18 de Marzo en una radio de Neuquén, Quintriqueo, había descripto al movimiento autoconvocado en estos términos: “Es como correr un elefante, no sabés si agarrarlo de la cola o de la trompa porque no tiene forma lo que está discutiendo”.

Luego de un año de sobreexplotación por la pandemia, la crisis del sector salud es tal que los trabajadores cansados de las burocracias de ATE y UPCN se organizaron por sí mismos. Quintriqueo y asociados habían firmado en Febrero un aumento de salarios del el 12 %. Luego de que los docentes neuquinos (ATEN) recibieran un falso 35% en marzo y se retirara de la lucha salarial, los autoconvocados quedaron aislados y Quintriqueo creyó que sería fácil de aplastar.

El gobernador tampoco tomó en cuenta, durante semanas, a los médicos, enfermeros, camilleros y personal de limpieza que han luchado contra la pandemia a diario - y que han sufrido en primera línea el abandono del gobierno. Los 4 equipos de protección que recibieron médicos y enfermeros no cumplían con los estándares de protección (las cofias eran una más fina que la otra), los camilleros no contaban con el equipo necesario para sobrellevar la pandemia, y cuando se contagiaron de COVID (Junio 2020) los hisopados tardaron más de una semana, los mandaron a la casa y no los atendieron. En la aduana de Pino Hachado, los enfermeros tenían un termómetro común para medir la temperatura de los camioneros y turistas que provenían de Chile. Como este paso es parte del corredor bi-oceánico, el transporte de carga es alto y variado: brasileños, uruguayos y chilenos entran por este paso y viajan por Argentina hacia norte y sur. Sumado a todo esto está el achatamiento salarial; se dejó de pagar la actualización por el IPC y no hubo oferta salarial en todo el 2020, además de deudas salarial por parte del estado provincial. El perjuicio para los trabajadores se calcula en más de 25 millones de pesos (Diario Rio Negro 12/12/2020).

Los autoconvocados eligieron delegados uno por zona, y estos veinte compañeros están encargados de escuchar las propuestas del gobierno. Antes del fin de semana largo, se votó cortar la ruta de forma intermitente y en zonas turísticas. Los trabajadores extendieron y masificaron los cortes. Actualmente, hay cortes en el sector petrolero (Añelo, El Chañar, Plaza Huincul, Dique Ballester) y en el Sector turístico (Picún Leufú, Zapala, Villa La Angostura, Junín de los Andes y Chos Malal).

Los cortes cuentan con el apoyo de otros sectores: petroleros y camioneros, que se sumaron en la ruta 7 Las organizaciones mapuches, partidos de izquierda y la minoría de ATEN apoyan los cortes.

La población también se ha sumado de forma ostensible: las caravanas en distintas ciudades y las donaciones de víveres no son las únicas manifestaciones de apoyo. En Chos Malal se junta leña para el corte; en Neuquén capital FaSinPat se suma con un corte; en Cutral - Có Plaza Huincul los remiseros ponen sus unidades para llevar elementos al corte, en las Lajas se hacen tortas fritas y se juntan víveres en el hospital.

Los autoconvocados fueron llamados en dos oportunidades: primero, a una mesa de mediación por parte del fiscal Jerez, donde después de esperar 2 horas lo único que recibieron fue la exigencia de que flexibilizaran los cortes. El 12 de abril a las 17 horas los llamaron a una mesa salarial y el gobierno pidió que las burocracias gremiales sean admitidas en la mesa. La respuesta fue un No rotundo. El resultado fue previsible, después de cinco horas, las autoridades pidieron que se flexibilicen los cortes. Los delegados mantienen la postura y la base mantiene el piquete.

Las burocracias están unidas. Guagliardo, dirigente de ATEN, hace oídos sordos al pedido de la base de parar en apoyo a los autoconvocados. La CTA (A) llamó a un paro de 24 hrs y en la provincia le respondieron que era ilegal.

La población ha entendido que esta es una lucha de todos, y no es solo un reclamo salarial – los trabajadores que luchan son los que nos cuidan en este momento de pandemia.

En los hospitales faltan médicos, enfermeros, recursos físicos y humanos. La exigencia, por el momento, se centra en lo salarial: 40 % de aumento, salario básico igual a la canasta familiar, pase a planta, turnos de 6 horas para enfermería, devolución de los días caídos y ninguna causa penal.

En la agenda de la crisis humanitaria están presentes, sin embargo, la suspensión de actividades no esenciales, el cese de la presencialidad escolar , la vacunación completa y medidas económicas de sostenimiento de la población trabajadora en esta crisis que ayuden a frenar la pandemia. La necesidad de la suspensión de clases presenciales es urgente – varias seccionales de Ctera han declarado huelgas de 24 hasta 96 horas. La lucha salarial en un gran paso, en especial por sus métodos de movilización y organización, para imponer esta agenda.

El Elefante despertó, profundizó su tradición de lucha y se saca de encima a la burocracia sindical. Por la suspensión de la presencialidad no esencial, sin tocar los salarios. Involucremos al conjunto de los trabajadores de Neuquén mediante un paro de advertencia y la organización de una huelga general.

Suscribite a Política Obrera