La Matanza: le arrancamos dos comedores al municipio

Escribe José Fernández

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los compañeros y compañeras del Polo Obrero Tendencia de La Matanza han conquistado, después de meses de reclamos mediante petitorios, movilizaciones y piquetes, alimentos para el sostenimiento de dos comedores en los barrios de Dorrego (González Catán) y Villa Celina.

En este grave contexto de crisis sanitaria y económica, en pleno pico de contagios y muertes diarias por covid-19, y sin el sustento económico para que los compañeros “se queden en casa” para resguardarse del virus, el sostenimiento de los comedores populares es fundamental. Esta reivindicación, fue debatida y votada en las asambleas del Polo Obrero (T) como parte de un programa integral: derecho al trabajo, vivienda, vacunas y aumento salarial de los cupos.

La Secretaría de Desarrollo Social de La Matanza, en la última reunión, accedió a la apertura de dos bocas de comedores. En el caso de los compañeros del barrio de Dorrego, la obtención de alimentos para el comedor es una reparación parcial al vaciamiento de su comedor que habían sufrido de parte del aparato del Polo Obrero, cuando los compañeros decidieron comenzar a organizarse con la Tendencia.

Los alimentos que se enviarán a los comedores, sin embargo, son insuficientes en relación a las necesidades del barrio y se negaron a brindarle a los compañeros los elementos necesarios para su funcionamiento, como cocinas, freezers, etc. Por otro lado, las autoridades no dieron respuestas al pedido de apertura del comedor para los compañeros del barrio de La Tablada, y pusieron en duda la continuidad de los alimentos que se envían a los compañeros del barrio de La Justina. Estos últimos vienen de votar en asamblea su pasaje del Polo Obrero (o) a la Tendencia. Señalamos, en la reunión, que las conquistas les pertenecen a los compañeros que han luchado por ellas y que son ellos quienes sostienen con su esfuerzo actualmente el comedor en el barrio. Dejamos en claro que de producirse algún intento de represalia, iniciaríamos un plan de lucha.

La conquista de alimentos para el funcionamiento de dos comedores, arrancados al Municipio, aunque parciales aún, fortalecen a los compañeros que pelean contra el hambre y la pobreza en los barrios del conurbano. El sostenimiento del comedor, como parte de un trabajo colectivo y organizado, será el próximo desafío. Vamos por todo lo necesario para su funcionamiento y por todas las reivindicaciones pendientes de los trabajadores desocupados.

Suscribite a Política Obrera