CABA: octavo día de huelga contra la presencialidad

Escribe Darío Molinari

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los y las docentes de CABA entramos en el octavo día consecutivo de huelga. El grado de adhesión sigue siendo muy alto, a pesar de las amenazas por parte del gobierno de descontar los días de paro. Durante el transcurso de estos siete días se desarrollaron reuniones y asambleas. Algunas de estas instancias, conjuntamente con familias y estudiantes.

Los colegios de la Región I se encuentran dando clases con “presencialidad remota”. Esta resolución fue tomada por directivos en conjunto con supervisión.

En otros secundarios, donde el acatamiento no fue tan fuerte, los estudiantes realizaron asambleas en la que votaron no ir a las clases presenciales. En varias escuelas primarias y jardines, las familias decidieron no enviar a sus hijos en estas condiciones epidemiológicas, tanto en el sector público como privado. De este modo, la huelga docente comienza a tomar el tenor de una huelga educativa. El rechazo a la presencialidad crece entre los trabajadores al ritmo de los contagios.

Sindicatos

El sindicato mayoritario, UTE, ha declarado a través de su Secretario Adjunto y titular de CTERA (Eduardo López) que “no habrá clases hasta el viernes en la Ciudad, si todo sigue igual”. Luego le pidió a Trotta que “le mande un telegrama a Larreta para que se abstenga de aplicar descuentos y sanciones a los docentes y presionar a las familias que eligen respetar el DNU presidencial” (Telam, 26/4). La Comisión Directiva, venía renovando los paros cada 24 hs., a la espera de un fallo favorable de la Corte Suprema. Todo ‘por arriba’, sin movilización, ni piquetes.

La expectativa en el arbitraje de la Corte y al Gobierno Nacional, no funcionó. Nación y Ciudad, se encuentran negociando una presencialidad “administrada”. La dirección Celeste no dice nada respecto a esto. Se niega a nacionalizar el conflicto, por medio de Ctera, a pesar de que ya suman 54 los trabajadores y trabajadoras de la educación fallecidos a causa del Covid desde la ´reapertura´ escolar.

Ademys, por su parte, convocó a una asamblea, concurrida, donde se votó un nuevo paro por 72 horas y la realización de una conferencia de prensa en la puerta del Normal 4 para este jueves.

Conclusión

La inminencia de un acuerdo presencialista entre la ‘grieta’ impone la convocatoria de una asamblea general para discutir una huelga general y su organización militante. La ´presencialidad administrada´ es sólo un cambio cosmético de la presencialidad En las escuelas de la Ciudad, las presencialidad ´administrada´, por burbujas, con reducción horaria y escalonamientos de asistencia, produjo un salto enorme en los contagios. Entre los niños y niñas creció un 450%.

Por nuestra parte, seguiremos impulsando comités de base contra la presencialidad en pandemia y sin vacunas. Apuntamos a convertir cada lucha en una oportunidad para reagrupar fuerzas que militen por poner fin al ajuste en pandemia y abrir paso a una huelga general.

Suscribite a Política Obrera