Discrecionalidad en los Actos Públicos Digitales Docentes

Escribe Julio G.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El gobierno de la provincia de Buenos Aires aprovechó la crisis pandémica para dar una vuelta de tuerca a su política de ajuste fiscal dictada por el FMI. Sucede que, por ejemplo, durante casi todo 2020 hubo cientos de miles de alumnos que no tuvieron clases porque la DGCYE no llevo adelante los actos públicos para cubrir esas vacantes. Luego del reclamo de los docentes y de las organizaciones gremiales el gobierno llevo adelante, finalizando el año, los primeros Actos Públicos Digitales (APD).

Como los APD se hicieron finalizando el año, hubo miles de cursos sin docentes durante 2020, a pesar de que en el gremio existe una alta tasa de desempleo y de sub-empleo. No sobran trabajadores, sino que falta abrir más comisiones para desdoblar cursos de más de 30 alumnos y construir más escuelas para abrir más cursos. Otro factor que explica el desempleo en el gremio docente es la tendencia a la baja del salario real lo que obliga al docente con empleo a tomar más y más comisiones o cargos para compensar la caída de su salario. El resultado de este proceso es una súper-explotación de la fuerza de trabajo y una caída de la calidad del servicio educativo.

Bolsa de trabajo

Cuando en el gremio docente el desempleo aumenta y la subsistencia del trabajador y la de su familia se hace cuesta arriba, la burocracia de la SAD (Secretaría de Asunto Docentes) refuerza su arbitrio. En los APD reina la discrecionalidad porque ningún docente puede controlar in situ (en tiempo real) como se realiza el APD. En vez de actos públicos estamos en presencia de “actos virtuales privados”. El Consejo Escolar y la SAD son reductos de poder que manejan las fuerzas políticas que administran el aparato de Estado municipal o provincial.

En los últimos días Tribuna Docente (T) ha recibido infinidad de denuncias de docentes por irregularidades en los APD, tales como asignación de cargos y/o horas a docentes con menor puntaje o a docentes con incompatibilidad horaria y puntajes sobre-valuados porque no se descuentan los 10 puntos por ser titular. Lo que demuestran todas estas denuncias es que los APD se han transformado en un botín de prebendas de los punteros de cada distrito.

Reclamamos: APD on line con participación de todos los interesados; computadoras y wifi para todos los docentes de la provincia a cargo del Estado provincial, para que puedan acceder a los APD y para que puedan continuar con su labor pedagógica en la virtualidad; coberturas de todos los cargos y comisiones, sean por creación o licencias médicas; que de los APD no sea excluido ningún docente dispensado; desdoblamiento de cursos numerosos para crear más puestos de trabajo.

Suscribite a Política Obrera