Lucha docente autoconvocada también en San Luis

Escribe Ivonne Pérez (Tribuna Docente Tendencia)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde la vuelta a las escuelas, en febrero, la provincia inició el ciclo lectivo 2021 bajo los llamados protocolos. El problema es que no contemplaban a las escuelas sin gas, sin refacciones edilicias, sin materiales de limpieza, etc. Los sindicatos, sin embargo, firmaron con el ministro de Educación el inicio de la presencialidad sin consulta con los docentes puntanos.

En la provincia, los trabajadores de la salud advertían a principios de abril la circulación de una nueva cepa y con ello un aumento acelerado de contagios en personas jóvenes. En un informe del comité de crisis del 20 de abril se anunciaba oficialmente la circulación comunitaria de la cepa brasileña Manaos, de mayor capacidad de contagio y capaz de producir reinfección, y su alcance, con consecuencias graves, a una franja etaria más amplia, de 35 a 65 años.

Ante este cuadro, transitando la segunda ola de la pandemia, antes del clima frio, fue creciendo la preocupación en la docencia y familias. En los pasillos de escuelas y en las redes sociales, las manifestaciones de incertidumbre y miedo a la educación presencial se comenzaron a manifestar. La preocupación se hizo mayor cuando se conocieron casos de burbujas aisladas, docentes contagiados o aislados por contacto estrecho, incluso chicos aislados o enfermos. Por otro lado, la falta de nombramientos se hizo sentir, como también el costo de equipos, los costos de conectividad, mientras en la provincia colapsaban los centros de testeos. Algunos gremios pidieron al gobierno la suspensión de la presencialidad en zonas de riesgo, vacunación y bono para conectividad.

La docencia respondió con una organización autoconvocada, con apoyo de padres y alumnos.

Luego de una maniobra de separación de la comunidad educativa, al anunciar el 24 de abril, que los padres tenían la posibilidad de elegir si mandar a sus hijos a clases o tomarlas virtualmente, muchos docentes tomaron la iniciativa de repudiar el anuncio. Que implica mayor trabajo y seguir expuestos al contagio, y en función de ello se decidió movilizar en caravana hacia el Ministerio de Educación.

Fue la primera caravana educativa autoconvocada. Se recorrió por el microcentro de la ciudad, se llegó a las puertas del Ministerio. Luego de una larga charla con el ministro, y exposición sobre la situación de maestros, profesores y todos los trabajadores de la educación, se le pidió la suspensión de las clases presenciales, con amplios fundamentos.

El ministro, atándose a estadísticas que no se exponen públicamente (porque no se sabe oficialmente números por escuelas de burbujas aisladas, docentes y demás personal enfermos), expuso una tasa de 1,4 % de contagios escolares. En base a esa pintura de la realidad aseguró que se iba a seguir sosteniendo la presencialidad docente.

El 2 de mayo, el sindicato de la salud APTS (Asociación de profesionales y técnicos de la salud) planteó, en un comunicado público, la necesidad del resguardo estricto en toda la provincia, ante el COLAPSO del sistema de salud provincial. Señalaba que no había camas en terapia intensiva ni intermedia, la cantidad enorme de infectados, el faltante de personal de salud y la falta de oxígeno.

Frente a este escenario, Docentes Autoconvocados sigue organizando nuevas acciones para exigir el urgente paso a la virtualidad, recordando el compromiso asumido por el ministro de Educación ante la gravísima situación sanitaria.

Suscribite a Política Obrera