La huelga de marítimos y fluviales por vacunas

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 2 minutos

Once sindicatos marítimos y fluviales están en nueva huelga unificada por 48 horas, ante la escalada de contagios entre los trabajadores, las violaciones de las patronales a cualquier protocolo y la muerte de cuatro tripulantes ocurridas la semana pasada. Reclaman ser incluidos entre las prioridades del Plan de Vacunación. La semana pasada habían cumplido otras 48 horas de huelga. Los marítimos desnudan, por medio de la huelga, la vulnerabilidad que les impone su condición de “esenciales”. La clase obrera disputa la dirección política de la lucha contra la pandemia.

Los sindicatos del sector que cumplen con el paro de actividades son el Centro de Capitanes de Ultramar y Oficiales de la Marina Mercante; el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos; el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo; el Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina; Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos, la Asociación Argentina de Capitanes, Pilotos y Patrones de Pesca; entre otros.

Los contagios se centran en arrastreros, congeladores, merluceros, poteros y también tangoneros, en todos los puertos marítimos del país (Revista Puerto, 18/05).

El Secretario General del SOMU, uno de los sindicatos convocantes, declaró que "los trabajadores marítimos no estamos reclamando que nos vacunen ya, sino que lo que estamos pidiendo es que nos incluyan como trabajadores esenciales en el Plan Nacional de Vacunación. Ese es el motivo por el cual paramos". “Hemos tenido que pelear con todo el mundo para que nos dejen ingresar”, explicó Durdos acerca del reclamo de los gremios” (Urgente24, 25/5).

El protocolo para la navegación indica que, antes de embarcar, los trabajadores deben hisoparse. Sin embargo, el hisopado negativo no significa que los trabajadores contraigan el virus una vez embarcados y se contagien masivamente en los barcos. En caso de síntomas, los barcos no vuelven a destino y los contagiados deben aislarse en los mismos barcos, mientras en los puertos son reacios a permitir que desembarquen. "Por otro lado, desde el SOMU repudiaron la actitud de Juan Pablo Luque, intendente de Comodoro Rivadavia, tras la negativa a permitir el desembarco de los tripulantes del potero Mishima Maru 8 de la empresa Maronti" (Revista Puerto). Ya hay varios casos de trabajadores de la pesca que mueren embarcados, sin posibilidad de tratamiento.

“Nos estamos quedando sin tripulaciones, porque se van infectando y quedan en tierra y tienen que hacer cuarentena. Hay actividades -dentro de la misma en la Marina Mercante-, donde la oficialidad no tiene tanta disponibilidad de gente y se van quedando sin reposición. “Habrá barcos que ya no podrán salir por más que no estemos de paro”, alertó Durdos.

El paro contundente de los 11 sindicatos marítimos es el resultado de una enorme presión de los trabajadores y es una demostración más de que en los lugares de trabajo, por más protocolo que exista, el virus se propaga. Por si faltan evidencias de esto, véanse las espirales de contagios en algunas industrias como Mondelez, Volkswagen, Toyota o Acindar que han llevado a la paralización total o parcial de su producción, no en carácter preventivo sino ante el colapso de mano de obra para realizarla.

Suscribite a Política Obrera