San Miguel: renuncian 50 médicos en el Hospital Larcade

Escribe Florencia Suárez

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Luego de 16 días de paro, frente a la falta de diálogo por parte de las autoridades del hospital, de la Secretaría de Salud y la Municipalidad de San Miguel, la totalidad de los médicos de los servicios de Cardiología y Clínica Médica [del Hospital Larcade], presentarán su renuncia”, reza el comunicado emitido por los trabajadores autoconvocados del hospital municipal, uno de los más importantes en la región. El hospital, además, funciona como escuela para la Universidad de Buenos Aires y Morón y tiene escuela de Enfermería. Con la renuncia de estos 50 profesionales, queda desintegrada la unidad de docencia hospitalaria que forma médicos desde hace más de 35 años.

El personal de salud del hospital se encontraba desde hace cuatro meses reclamando por un salario digno. El sueldo del sector “no profesional” se encontraba directamente por debajo de la línea de pobreza. Al reclamo salarial se sumó el de elementos de protección y por la precarización laboral. “No hay nombramientos para planta permanente hace 15 años en el hospital, tenemos una modalidad de contratación mensual, sumado a que la mayoría de los trabajadores recibe en bolsillo de su sueldo solo 30.000 pesos, eso fue una olla de presión que terminó explotando”, dice un médico cirujano (Radiocooperativa, 13/05). Hubo una sola audiencia con el intendente de San Miguel, Jaime Méndez, pero luego se interrumpió cualquier diálogo. El municipio tampoco se presentó a las audiencias convocadas por el Ministerio de Trabajo. A raíz de esto, el 12 de mayo comenzó un paro de varios servicios, respondido con una persecución tenaz hacia los activistas (traslados, despidos). Desde el Municipio están convocando a los médicos clínicos al departamento de legales – en total, 40 citaciones. El viceministro de salud en conjunto con CICOP expresaron que luego de la lucha que se desarrolló en Neuquén, no hay conflicto más grande en la provincia de Buenos Aires que este.

El conflicto se desarrolla en el récord de contagios covid. El nivel de precarización laboral en salud es tal, que los trabajadores están empezando a tomar la modalidad de renuncia, antes de someterse a condiciones laborales paupérrimas y un bajo salario.

La entrega de la salud pública, el cierre de clínicas y sanatorios en cuadro de emergencia humanitaria. La crisis de la producción privada de la vacuna, o la producción privada de insumos como el oxígeno que ha multiplicado su valor de venta a más del 1.000% por la demanda, plantea la necesidad de la centralización del sistema de salud bajo un único comando bajo la dirección de la clase obrera.

Suscribite a Política Obrera