Alimentación: se empantana la paritaria

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 3 minutos

La negociación de la paritaria 2021 entre a Cámara Empresaria (Copal) y la Federación de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (FTIA) se sigue dilatando, con un acta que está vencida desde el el primero de mayo. Luego de varias reuniones, audiencias y cabildeos, la semana pasada la Federación convocó a una medida de fuerza de 2 horas, que el Ministerio de Trabajo bloqueó con una Conciliación Obligatoria de 15 días hábiles.

El reclamo de la Federación ronda el 40% de aumento salarial, mientras que la Cámara Empresaria estaría ofreciendo un 16% para el 2021. Con el último aumento del 9% -suscripto en abril de 2021- la Federación cerró una paritaria de mayo de 2020 a abril de 2021 del 41%. La inflación interanual del mismo periodo fue del 46,3% y la inflación de los alimentos estuvo por arriba del 50%. Es decir que arrancamos la paritaria 2021 con un 5,3% abajo, por lo menos.

El operario inicial del STIA arranca, en abril de 2021, con un salario bruto de $287,3 la hora. Mensualmente representan $57.460, que luego de los aportes quedan por debajo de los 50 mil pesos, muy por debajo de la Canasta de Pobreza. Las multinacionales de la Alimentación, que exportan buena parte de su producción, pagan un salario de convenio por abajo de los 400 dólares.

Las cláusulas de revisión, a diferencia de las clausulas gatillo, en vez de ejecutarse automáticamente para equiparar los porcentajes de aumento con los de inflación, se limitan a abrir un periodo de negociaciones: audiencias, cabildeos y conciliaciones obligatorias que pueden durar hasta 3 meses y postergan los aumentos salariales a más no poder. La Federación de los Alimenticios desde hace años se ha hecho adepta a estas cláusulas de revisión, lo que da por resultado un estado de negociaciones permanente, siempre en perjuicio del salario de los trabajadores.

La paritaria de la rama avícola, que se discute un mes antes que la de Alimentación general, cerró en un 36% en tres cuotas de 12 puntos cada una. Como la pauta del Gobierno del 29% ha pasado a mejor vida, la Federación ahora reclama el 40%, en línea con el aumento para los diputados y senadores.

La parte empresaria llega a la negociación a sus anchas. La Copal viene de ubicar a sus principales hombres al frente de la UIA. Viene de aumentar como nunca los alimentos en medio de la crisis humanitaria. Viene de no parar un día la producción por la pandemia -a pesar de tener miles de contagiados y varios muertos. Los roces con el Gobierno por el fraude en los precios cuidados quedaron en el olvido, al igual que el cuidado de esos precios: el gobierno acordó con la.Copal un nuevo programa, "súper cerca", que arranca con subas de hasta el 40%.

Los trabajadores

Las medidas de fuerza pensadas solamente para forzar la conciliación obligatoria, estuvieron precedidas por declaraciones de Rodolfo Daer de que "éramos forzados al conflicto" por la mezquindad de las patronales. Los dirigentes de la Federación defienden el salario, convocando a bocinazos a las puertas de la Cámara Empresaria.

Como pasa hace varios años, no hay ninguna declaración oficial de la Federación que diga cuánto se está reclamando. Los trabajadores somos convidados de piedra de nuestra propia paritaria.

Las dilaciones de la paritaria 2020 se acabaron cuando las plantas del interior se lanzaron a medidas de huelga por fuera de los términos de la Federación. Alcanzó para que apuren el trámite pero no para empatarle a la inflación. El reclamo salarial de los trabajadores de la Alimentación y el balance de la paritaria 2020 deben discutirse en asamblea en todas las fábricas. Las autoconvocatorias de Vitivinícolas, del Citrus, de Neuquén y de la UTA marcan un camino para la lucha salarial. El vasto activismo de los trabajadores de la alimentación tiene todas las condiciones para impulsar una acción similar.

Es nuestra línea de acción frente a esta paritaria y la crisis salarial y jubilatoria, y la lucha por la no presencialidad en pandemia, y por la vacunación de todas y todos.

Suscribite a Política Obrera