Municipales de Córdoba: el ruinoso cierre de la paritaria

Escribe Corresponsal

Tiempo de lectura: 2 minutos

El intendente Martin Llaryora y el ex secretario general del SUOEM, Rubén Daniele, han sellado en tiempo récord una paritaria ruinosa, que estipula una “recomposición” salarial para el último semestre de poco más del 27 %, en cómodas cuotas, que recién terminaría de efectivizarse en septiembre próximo.

El año pasado, el intendente había impuesto un fuerte recorte salarial con la reducción de la jornada laboral, suprimiendo horas extras, entre otros, que implicó en algunos sectores la disminución de hasta el 50% del salario. En noviembre, tras no haber percibido ningún aumento en el transcurso del 2020, se acordó una paritaria del 23,4% en dos cuotas (11 % en noviembre y 12,4 % en enero). De enero del 2020 a mayo 2021, la inflación en la provincia fue del 49,22 %. En ese lapso, los municipales recibieron un aumento del 31,19% – 23,4 % de la paritaria de noviembre 2020 (pagada en noviembre y enero) y 7,79 % de la paritaria actuales. El resto de la paritaria firmada la semana pasada (9,83% y 7,83%) será cobrado en julio y septiembre, respectivamente. Para cuando los trabajadores terminen de cobrar la “recomposición” salarial, en septiembre, ya habrán vuelto a perder al menos el 16% de su poder adquisitivo, solo si la inflación no se acelera y sigue al ritmo del 4% mensual promedio. En octubre, ya un 20% abajo, se volverá a discutir.

Analizando esto se entiende mejor el apuro de la dirección del SUOEM y Llaryora para que la paritaria sea discutida y firmada en la semana que el gobierno nacional decretó el confinamiento por 9 días al que adhirió la provincia. Desde el 22 de mayo pasado, mediante la resolución 5451 de la Secretaría General, la municipalidad dispuso que todas las secretarías debían contar con guardias mínimas con la máxima restricción de agentes afectados posible. Es decir, vaciar las dependencias municipales para negociar tranquilos, a espaldas de los trabajadores.

Una bronca que crece

Señalamos oportunamente que la burocracia traían a Daniele para apuntalar a la actual secretaria general Beatriz Biolatto, y evitar el desborde de los trabajadores. Como dijimos, “Daniele (quien) encabezó una renovación del sindicato, en los años 80, a caballo de una lucha histórica del gremio. Ahora… regresó a escena para hacer pasar la rebaja salarial…” https://politicaobrera.com/politicas/2219-municipales-de-cordoba-descontento-con-el-acuerdo

La experiencia de las luchas parciales del año pasado se corona este año con la firma de una paritaria a la baja, nuevamente. Es necesario superar las direcciones burocráticas enquistadas en nuestros sindicatos. La autoconvocatoria docente en lucha contra la presencialidad educativa marca un rumbo. Como el año pasado lo marcó la lucha autoconvocada de los choferes de la UTA, que impidieron el descuento del 10% de los salarios que pretendían imponerle. La orientación estratégica del intendente Llaryora no es un secreto para nadie: reventar el convenio municipal, reemplazar sus tareas por servidores urbanos, sin convenio, absolutamente precarizados y con salarios de indigencia. De eso se trata la tan mentada “descentralización operativa”. No podemos enfrentar la lucha estratégica que tenemos por delante con esta dirección.

Suscribite a Política Obrera