Enfermería: el 2 de marzo paramos

Escribe Equipo de Tribuna de Salud

Tiempo de lectura: 3 minutos

Este 2 de marzo se convoca a nueva jornada de lucha de enfermería, resuelta en la asamblea del 18 de diciembre, de la cual participaron la Interhospitalaria, sectores independientes o auto convocados y agrupaciones políticas y sindicales que intervienen en enfermería.

En 2019, los salarios de las y los enfermeros de los hospitales públicos, así como del conjunto de los y las trabajadores municipales de Capital Federal, han vuelto a sufrir una fuerte caída.

Los aumentos del gobierno de Larreta han quedado muy por debajo de la inflación. Las paritarias del 2019 cerraron en un 19% en tres cuotas, más un aporte extraordinario de $5.000 y con cláusulas de recomposición en julio y diciembre. Estamos muy lejos de una inflación que alcanzó al 54%, y de una canasta familiar que llega a los 70.000 pesos. En el sector privado, la paritaria cerró en un 32% en cuotas, faltando una última revisión en febrero.

Los bajos salarios siguen empujando al enfermero y la enfermera a las horas extras (“módulos”) y las consiguientes jornadas agobiantes. El módulo se ha ido convirtiendo en una mercancía, objeto de negocios, prebendas y hasta de endeudamiento de los trabajadores a manos de conducciones gremiales corruptas. Si no es por medio de módulos, la jornada se extiende realizando dos trabajos, alternando entre hospitales públicos y privados. A su vez los trabajos son realizados en condiciones sumamente insalubres: enfermeras y enfermeros trabajan en hospitales donde faltan los insumos y personal, estando sobrecargados/as de tareas y de pacientes. Por el carácter de su tarea, la jornada de los y las enfermeras no debería extenderse más allá de seis horas diarias, y con un salario que cubra la canasta familiar, lo cual no se cumple.

La superexplotación del enfermero del hospital público establece un piso laboral y salarial en las clínicas privadas. La concentrada “industria de la salud” se sostiene en base a este edificio de superexplotación, que completan los restantes trabajadores de la salud. Al negar la calificación del enfermero, el Estado y la “industria de la salud” se las arreglan para pagar a su fuerza de trabajo por debajo de su valor. Esta es la clave. Detrás de la degradación al enfermero, actúan los intereses de la salud privada.

La ley 6.035 y la carrera trucha

En febrero de 2019, Larreta, en conjunto con SUTECBA, acordaron un acta en el cual se estableció una carrera especial para los enfermeros (carrera trucha), que los dejó dentro de la carrera administrativa. De ese modo, se los despojó de la mayoría de los beneficios o conquistas con que cuentan el resto de los profesionales de la salud. La resolución, además, limita el acceso de una porción de ellos (los técnicos) a esa nueva estructura. Con esta decisión improvisada, quisieron contener un movimiento que estaba en alza, repudiando la descalificación de los y las enfermeras se refuerza nuevamente con la ley de profesionales de la salud votada en 2018. (6035).

Mientras tanto, han tenido lugar nuevos ataques contra la salud pública en CABA. Como el intento de unificar hospitales monovalentes, imponer la reforma laboral en los residentes o de cerrar el Borda y el Moyano. Es necesaria, por lo tanto, una lucha junto al conjunto de los trabajadores y trabajadoras de la salud en su defensa integral.

Redoblemos la movilización de enfermería

Las últimas movilizaciones y asambleas interhospitalarias han demostrado que la lucha de enfermería no está cerrada. Los compañeros han debido enfrentar la presión de las direcciones de los hospitales hacia los y las enfermeras más activos, a través de la extorsión de los módulos. A ello, se suman las persecuciones del SUTECBA y el desconocimiento de Atsa de la lucha de enfermería.

Este 2 de marzo tenemos la oportunidad para redoblar la movilización de enfermería, por mejores condiciones de trabajo, la reducción de la jornada laboral, por un salario igual a la canasta básica familiar y por el reconocimiento de la carrera como profesional. Es necesario poner en marcha asambleas en cada hospital, y un plan de acción común.

Pase de enfermería a la carrera profesional, jornada laboral de 6 horas por insalubridad.

Paritarias libres, salario igual a la canasta básica familiar. Vayamos a un paro masivo y una gran movilización este 2 de marzo.

Suscribite a Política Obrera