Hasta la victoria siempre compañero Luis Ledezma

Escribe Javiera Sarraz

Fundador del Polo Obrero Tendencia de villa 21-24.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Con enorme tristeza, las compañeras y compañeros del Polo Obrero (T) despedimos para siempre a nuestro compañero Luis Ledezma, fundador de la Tendencia en villa 21-24, de la Ciudad de Buenos Aires.

Nuestro compañero Luis, oriundo de Oruro, Bolivia, llegó a Buenos Aires hace más de veinticinco años, y como tantos miles de migrantes que llegan a la capital, el único lugar donde pudo asentarse junto a su familia fue en una villa.

Trabajó durante muchos años como obrero precarizado de la construcción, desempeñándose como soldador, albañil y electricistas, y algunos años después comenzó a organizarse con el Polo Obrero de la villa 21-24 para luchar por el derecho al trabajo genuino, la urbanización y los comedores. En el año 2018, junto a otras compañeras fue candidato por la lista Naranja-PO a la junta vecinal.

En noviembre del 2019, como ex delegado de la asamblea del Polo oficial, firmó junto a otros compañeros una nota que declaraba “adherimos a la Tendencia para recuperar y reconstruir el Polo Obrero”. Luis firmó la declaración, y se puso a la cabeza de la recuperación de nuestros métodos históricos construyendo la Tendencia del Polo Obrero como delegado.

Durante las primeras semanas de la pandemia, la asamblea en la que militaba Luis arrancó con la organización de su primera olla popular, y las demás compañeras le plantearon que debía quedarse en su casa por ser una persona de riesgo. A Luis que le gustaba estar presente en todo, le costó hacerse la idea, pero finalmente entendió que era para proteger su salud.

Pero como no podía quedarse tranquilo en casa, un día llamó a sus demás compañeras para decirles que había escuchado que demorábamos mucho limpiando las ollas porque el fuego de la leña la quemaba y ensuciaba mucho, así que había decidido fabricarnos nuestra propia cocina para que cocináramos en mejores condiciones. Y luego de semanas de soldar en su casa, Luis nos trajo al local del Polo (T) nuestra enorme y primera cocina. Gestos de compromisos como esos para levantar a nuestra organización y organizar al barrio, hubo cientos.

Luis viajó hace unos meses a Bolivia para terminar un trámite sobre su jubilación, y durante su estadía el covid le arrancó la vida, tristemente, lejos de su esposa e hijos.

Será por siempre un ejemplo de solidaridad y compromiso para los compañeros del Polo de villa 21-24. Abrazamos calurosamente a toda su familia en Bolivia y Argentina, especialmente a su esposa y a su hija Marisol, compañera secundaria que hoy construye la UJS (T) en Barracas.

Por tu vida de lucha y compromiso, por las millones de vidas trabajadoras arrebatadas en esta crisis humanitaria, tus hermanas y hermanos de clase seguiremos luchando.

Hasta la victoria siempre, compañero Luis Ledezma.

Suscribite a Política Obrera